Monday 26 de July, 2021

El hombre detenido en Mar del Plata confesó que intentó matar a su vecino en Merlo: la historia del electricista atacado

A Alejandro Javier Salaverry Gabarain (40) lo arrestaron en el vacunatorio instalado en el Museo MAR de la mencionada ciudad balnearia. Había asesinado a un policía en 2003 y desde entonces se había mantenido prófugo de la justicia y con otra identidad.

Alejandro Javier Salaverry Gabarain confesó el intento de asesinato de su vecino y se encuentra a disposición de la justicia de Morón

Confesó. Alejandro Javier Salaverry Gabarain (40) declaró hace instantes ante los fiscales Marisa Monti y Claudio Oviedo, de la UFI Nº 5 de Morón, y reconoció que intentó matar a su vecino Ernesto Mauro Aragón tras una pelea ocurrida el 15 de octubre de 2018 en la vereda de su domicilio de la calle Azara al 1.300, entre Acoyte y Salom, de la localidad de Parque San Martín, en Merlo.

“Contó que fue una pelea, que le pegó con un machete hasta que la cabeza se le puso blanca y comenzó a sangrar”, reveló a Primer Plano Online una fuente judicial con acceso al expediente. Otro hecho que narró en su declaración es que es paciente oncológico, es decir, tiene cáncer. Pero, tal como vivió los últimos 18 años, el tratamiento lo está realizando con una identidad falsa. Ahora, la justicia deberá determinar su real estado de salud mientras el hombre permanece detenido.

Este medio pudo contactar hace instantes a Cledis, la esposa de Aragón, el electricista al que agredió salvajemente aquel mediodía de octubre de hace tres años. La mujer, que junto a su marido son papá y mamá de tres nenas de 17, 14 y 12 años, y de otros tres varones, uno de nuevo y mellizos de siete, contó que la disputa entre ambos comenzó cuando ellos como familia decidieron poner una cámara de seguridad por los robos que se sucedían en el barrio Madre del Pueblo.

“Nosotros conocíamos a Lucas y a Ceci, que tenían un kiosco al lado de casa. No sabíamos quiénes eran”, explicó la mujer. Como contó ayer Primer Plano Online, Lucas era el nombre falso con el cual se había radicado en Merlo Salaverry, prófugo de la justicia desde el año 2003 por el crimen del policía Cristian Agusti, a quien le disparó tres balazos al escapar del robo a un comercio de insumos de computación.

Cledis y Mauro son papá y mamá de tres nenas y otros tres varones y siguen adelante en su lucha por justicia

“Teníamos una amistad, que se rompió con lo de la cámara. Pasó que nos robaron la moto y decidimos instalarla, pero él decía que le apuntaba al patio de su casa. Y nada que ver: el domo estaba puesto hacia la vereda. Por eso levantó un paredón gigante. De ahí quedó una relación tensa”, detalló Cledis, que definió a la pareja como “muy solitaria”.

Lucas ya había tenido problema con otros vecinos de la cuadra, no era muy sociable pero tampoco jamás pensaron que pudiera hacer lo que terminó haciendo. Primero discutió con esposo; horas después se pelearon y le pegó con un machete hasta casi matarlo. “Por tres centímetros no lo mató. Tuvo dos sangrados internos, de los cuales uno se disolvió, pero el otro lo tiene”, precisó la esposa de Mauro.

Mató a un policía y estuvo prófugo por más de 15 años: ahora cayó al ir a vacunarse después de intentar matar un vecino en Merlo

“Le quedaron secuelas como que no puede recibir emociones violentas, no se puede golpear la cabeza, no puede hacer trabajos en altura porque se marea. Pero, a comparación de lo que pasó con Agusti, familia a la que destruyó este asesino, la sacamos barata”, agregó Cledis, todavía conmovida internamente. El arresto de ese hombre le provocó sensaciones encontradas.

Ella mantiene un vínculo permanente con Graciela, mamá del policía asesinado en 2003, quien buscó a Salaverry por todos lados, incluso viajando hasta la Triple Frontera para intentar dar con él y que pague por lo que hizo. Por eso destacó particularmente “el excelente trabajo de la DDI de Morón en conjunto con la de Mar del Plata y obvio de los fiscales (Marisa) Monti y (Claudio) Oviedo, que siempre estuvieron a disposición nuestra”.

La lucha de Cledis y su familia se inició cuando vieron por televisión que el prófugo más buscado por la justicia de Mar del Plata era en rigor el mismo hombre que intentó matar a Mauro. Y tiene un sueño: que, más allá de que el crimen del policía prescribió, ambas causas se puedan unir para que los Augusti tengan paz. 

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario