Thursday 19 de May, 2022

Horror en Bolivia: el gobierno confirmó que su viceministro «retenido» por mineros fue «brutalmente asesinado»

El presidente Evo Morales se manifestó "profundamente conmovido" por la noticia. La situación por la protesta minera es muy delicada.

El viceministro de Régimen Interior de Bolivia, Rodolfo Illanes, fue «cobarde y brutalmente asesinado» por cooperativistas mineros en conflicto con el gobierno que lo habían tomado como rehén, se anunció oficialmente.

«Todos los indicios indican que nuestro viceministro Rodolfo Illanes ha sido cobarde y brutalmente asesinado; estamos desarrollando las diligencias necesarias para que nos entreguen el cuerpo inerte», dijo el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en una declaración a la prensa en el palacio de gobierno, cerca de la medianoche.

El asesinato ocurrió entre las 17.30 y las 18 (las 18.30 y las 19 en la Argentina) de ayer, señaló el funcionario. Romero subrayó que «los cooperativistas hicieron una serie de declaraciones en las que reconocían que tenían secuestrado al viceministro, aunque usaron la palabra ‘retenido'».

El viceministro asesinado

«Queremos no solo expresar nuestro repudio a este hecho criminal sin precedente, sino, al mismo tiempo, solicitar a la Justicia que esclarezca este asesinato y establezca responsabilidades a los institutos jurídicos que rigen en el Estado Plurinacional de Bolivia», agregó el ministro.

El presidente Evo Morales estaba «profundamente conmovido» por la noticia, reportó el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, a una televisora privada.

Ferreira aseguró que el gobierno no permitirá que el crimen quede impune e informó que agentes de inteligencia ya habían detenido a entre 100 y 120 personas en relación con el asesinato. La agencia noticiosa estatal ABI afirmó que es la primera vez en los últimos 50 años que un alto funcionario del gobierno es asesinado tras ser tomado como rehén por manifestantes.

Una versión sobre la muerte de Illanes circuló desde unas cuatro horas antes de que Romero la confirmara, cuando el periodista Moisés Flores aseguró a la radio Erbol que había visto el cadáver del viceministro a 50 metros de una torre de electricidad, en un cerro cercano a Panduro.

En esa localidad, a unos 180 kilómetros de La Paz, volvieron a registrarse ayer violentos enfrentamientos entre policías y cooperativistas mineros que llevaban tres días cortando rutas en demanda de la derogación de una ley para el sector promulgada por el presidente Evo Morales.

Esos enfrentamientos dejaron un minero muerto por «dos impactos de arma de fuego» -el tercero en dos días- y 20 heridos por balines de goma, según Erbol. Los choques anteriores dejaron, además de las dos víctimas fatales, otra veintena de heridos y más de 30 detenidos, según voceros de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin).

La suerte de Illanes había sido objeto de confusión ayer. Romero informó temprano que lo habían secuestrado y amenazaban con torturarlo, pero los mineros y el propio viceministro dijeron más tarde que estaba «retenido» mientras buscaba establecer un diálogo en procura de solucionar el conflicto.
Según Romero, Illanes fue raptado mientras daba una conferencia de prensa en uno de los puntos donde los mineros bloqueaban una ruta, en el departamento La Paz.

«Esta gente le ha impedido su derecho de locomoción, lo tienen amenazado y eso no es una retención pacífica e inocente: es un secuestro y es un hecho grave», afirmó entonces el ministro. Horas después, Illanes dijo a una radio local que estaba «retenido» por los mineros, que no había recibido «ningún maltrato» y que el retiro de la policía y la instalación de un diálogo con el gobierno eran condiciones impuestas para su liberación.

La protesta busca la derogación de una ley que autoriza la creación de sindicatos en las cooperativas mineras, una iniciativa que el sector considera perjudicial para sus intereses. El gobierno asegura que la norma no alcanzará a las organizaciones mineras y sospecha que las protestas están vinculadas con un intento sectorial para conseguir beneficios del Estado.

«No queremos sindicatos en nuestro sector cooperativo; todos somos socios y no tenemos una relación de patrón a obrero», afirmó el vicepresidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Bolivia (Concobol), Albino García.
Varias investigaciones determinaron que las mineras operan con miles de trabajadores sometidos a condiciones de explotación y figuran como subcontratados de pequeños grupos de patrones.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram