Sunday 17 de January, 2021

Hurlingham: desde un sector de Cambiemos salieron a “felicitar al Municipio” por la clausura de la fábrica Rousselot

El plazo que dispuso la Justicia de Faltas para que la multinacional presente el certificado de Aptitud Ambiental y el permiso de vuelco de efluentes se venció ayer, con lo cual la suspensión de actividades continuará.

Clausura fábrica Rousselot
La fábrica permanece clausurada y con consigna policial para evitar el ingreso de materias primas

A través de un comunicado enviado a la redacción de Primer Plano On Line, la concejal Marianela López y el referente de Cambiemos Ramón Fernández felicitaron al Municipio de Hurlingham por la clausura preventiva dispuesta sobre la fábrica Rousselot. Se trata de dos dirigentes distanciados de la conducción local que ejerce Lucas Delfino, y que tienen terminal política en Vicente López con el intendente Jorge Macri.

“Felicitamos la decisión del municipio de clausurar la fábrica que desde hace largo tiempo viene comprometiéndose con el propio municipio y con los vecinos a dar una solución a los insoportables olores que complican tanto la vida de los habitantes que viven alrededor de la esta empresa, sin que hasta el momento se haya producido alguna modificación de este grave problema”, explicaron los dirigentes de Cambiemos, distanciados de la estructura que comanda Lucas Delfino en el distrito.

Asimismo, destacaron que “el hecho de ver que en la puerta de la fábrica este apostado un patrullero o motos de la policía local para impedir que siga entrando material impidiendo que la empresa siga produciendo nos da cierta tranquilidad de que esta vez la empresa Rousselot sienta la presión del Estado argentino de que definitivamente esta vez deberá invertir lo necesario para llegar a una solución para todos”.

Ramón Fernández y Marianela López acompañados por el diputado nacional de la UCR Miguel Bazze

Como informó Primer Plano On Line, el Gobierno de Juan Zabaleta dispuso el cese de actividades preventivo en la multinacional dedicada a la fabricación de gelatinas medicinales, y le dio plazo hasta ayer viernes para presentar el permiso de vuelco de efluentes, que estaba vencido, y el certificado de Aptitud Ambiental, ambos trámites que debe otorgar el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible y que no demanda un plazo menor a los dos meses.

Por lo tanto, si se toma como referencia las 72 horas que otorgó el juez de Faltas Rafael De Francesco, que se vencieron ayer, es técnicamente imposible que vuelva a operar en las condiciones que lo venía haciendo, y que provocaba el tremendo daño a los habitantes de la zona. Por eso se espera que la semana próxima la firma acuda a la justicia ordinaria para intentar conseguir un amparo que le permita seguir operando, aunque es difícil que algún juez se lo otorgue dado que la propia Corte Suprema de Justicia exige, desde 2009, que todas las empresas cumplan con el Plan Integral de Saneamiento Ambiental, cuyo objetivo se resume en la idea de que para poder recomponer un ambiente sano para las generaciones futuras es necesario dejar de contaminar.

“Esperamos, por el bien de los vecinos que viene sufriendo este problema desde hace muchos años, se llegue a buen puerto y a una solución definitiva tanto para los habitantes de Hurlingham como así también para los trabajadores de la fábrica que ante cada movilización de los vecinos en resguardo de su salud sienten que su fuentes de trabajo puede desaparecer”, concluyeron Ramón Fernández y Marianela López. Desde el otro sector de Cambiemos en Hurlingham no hubo definiciones públicas hasta el momento sobre la situación de la firma holandesa.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram