Sunday 24 de October, 2021

Hurlingham: vecinas y vecinos piden retomar la obra de Combate de Pavón, frenada por una cautelar

Los trabajos se interrumpieron el pasado 3 de septiembre por un reclamo interpuesto por gente que, según quienes se manifestaron ayer, “viven acá hace tres años”. La pavimentación de esa arteria conecta con la Ruta 4.

Por ahora la obra de Combate de Pavón está paralizada por decisión judicial

Vecinas y vecinos de Hurlingham se manifestaron ayer pacíficamente para pedir que se deje sin efecto la medida cautelar adoptada por la justicia que impide la continuidad de la obra de pavimentación de la calle Combate de Pavón y conectarla con Ruta 4.

En conversación con Primer Plano Online, Gabriela Flores, una de las principales promotoras del reclamo, explicó que juntaron más de 200 firmas para presentar tanto al juez subrogante en lo Contencioso Administrativo Número 2 del Departamento Judicial de San Martín, Maximiliano Ceballos, como al Municipio, para evitar demoras en la concreción de los trabajos.

“Queremos que realicen esta obra. Es importantísimo para nosotros y para el Municipio. Las personas que presentaron la cautelar no sabemos con qué motivo lo hicieron, pero sí sabemos que son dos personas nuevas en el barrio que viven hace tres años acá. Nosotros no tenemos aval político ni nada y estamos pidiendo por la continuidad”, detalló la mujer.

Según la información oficial difundida por la provincia de Buenos Aires, los trabajos implican la construcción de la doble calzada de la Avenida Pavón, desde la calle General O’Brien hasta la calle General Bernardo O’Higgins, y prevé la construcción de un puente sobre el Arroyo Morón. Este camino, que corre paralelo a las vías del ferrocarril, se une a la colectora Avenida Bernabé Márquez, pasando bajo el puente vehicular de la Ruta Provincial 4.

“La parte que viene de la obra de Tres de Febrero está terminada. La que está en conflicto es la de Hurlingham, sobre Combate de Pavón y Miranda. Las máquinas empezaron a trabajar el 3 de septiembre y se retiraron por la decisión judicial”, aclaró la vecina.

La protesta contra la obra está encabezada por un grupo ambientalista denominado Hurlingham Verde, que cuestiona, entre otras cosas, que de esa manera se transforma “un humedal en avenida innecesariamente y sin consulta pública, desoyendo a la población”. Además del puente, critican el retiro de árboles de las márgenes, y afirman que no hubo audiencia pública para debatir el proyecto.

El plan inicial contempla que se realizarán obras hidráulicas y se construirán veredas para la circulación peatonal en el sector de acceso a la estación ferroviaria Pablo Podestá, con sus respectivas sendas peatonales y barandas de protección en la zona del puente.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram