Saturday 10 de December, 2022

Hurlingham: violó la perimetral, baleó a su exnovia en la calle y se pegó un tiro en la cabeza

Increíblemente, la víctima recibió dos disparos y el roce de un tercero en la cabeza, pero está internada fuera de peligro. El atacante se disparó a sí mismo, pero la bala le quedó alojada entre el cuero cabelludo y el cráneo y recién pudieron constatarlo con una tomografía, ya que ni una gota de sangre tenía.

El cobarde baleó a su exnovia en plena calle y luego se disparó en la cabeza: está internado en terapia intensiva (foto ilustrativa)

Maximiliano Pajón conoció a la su exnovia a través de una aplicación de citas hace ocho meses. En aquel entonces tenía domicilio en Capital Federal, aunque es oriundo de Mendoza, en donde está su familia. La relación funcionó un tiempo, hasta que la violencia comenzó a aparecer y la chica decidió ponerle punto final.

El sujeto se había instalado a vivir en el lugar en donde también trabajaba, a una cuadra y media de la casa de su pareja, sobre la calle Ontiveros al 4400, casi esquina Bonorino, de Villa Tesei. Y allí comenzaron los problemas: según logró reconstruir Primer Plano Online, “él la celaba mucho, la seguía, le sacó las tarjetas de crédito y se las rompió, al igual que la cartera”, describió un investigador.

Lo primero que hizo la joven, cuya identidad no se publica para protegerla, fue recurrir a la justicia y un juez de Paz de Hurlingham dispuso una restricción perimetral de acercamiento, hace ya más de un mes. El pasado 23 de julio hubo una segunda denuncia de la joven: se cruzaron en la calle y él le pidió hablar, a lo que la chica se negó. Era una clara desobediencia, que está penada por la ley y sobre la que él fue notificado.

Después de eso, el atacante la vio mientras ella circulaba en bicicleta, la interceptó, comenzó un forcejeo y gritos y un mecánico de la zona intentó mediar para que la suelte. Pero el agresor sacó de entre sus ropas un revólver calibre .22 y disparó tres veces contra ella. Así, como se lee y en plena calle.

Uno de los balazos, según las fuentes, le pegó en el bíceps a la chica; otro en el brazo y el tercero le rozó la cabeza. Herida, la víctima logró escapar corriendo del lugar y el femicida en potencia se volvió al lugar en el que se alojaba, que funcionaba como lavadero de autos. En ese local, dos testigos vieron que el sujeto se llevó el arma a la cabeza y escucharon un disparo, con lo cual pensaron que se había suicidado.

En paralelo, vecinos dieron aviso al 911 y la joven fue llevada al hospital para su atención. Y un patrullero fue al comercio en el que se escondió el atacante para detenerlo. Los uniformados ingresaron, lo redujeron y, cuando lo retiraron para llevarlo a la comisaría, una cantidad de personas que se reunió al enterarse de lo sucedido intentó agredir al acusado, que fue protegido por la Policía y trasladado a la seccional 2ª de Villa Tesei.

El tema es que cuando fue llevado al hospital Posadas para la elaboración del informe protocolar, los médicos le hicieron una tomografía y constataron que tenía un proyectil alojado en la cabeza. “Al ser de calibre .22, se ve que no le perforó el cráneo y quedó alojado después del cuero cabelludo”, detallaron las fuentes consultadas. No había ni una gota de sangre alrededor suyo cuando lo detuvieron, por eso la sorpresa de los profesionales que lo asistieron.

A Pajón lo operaron, pero no pudieron extraerle la bala, y quedó internado en terapia intensiva en el citado nosocomio. Se encuentra detenido tras el pedido hecho por el fiscal Hernán Moyano, de la UFI Nº 10 de Morón, especializada en violencia de género, que fue convalidado por el juez de Garantías Nº 2, Ricardo Fraga. La calificación legal del hecho es homicidio agravado por el vínculo en grado de tentativa, portación ilegal de arma de fuego y desobediencia, por haber violado la perimetral.

La víctima, porque tuvo un Dios aparte, se encuentra también internada, pero fuera de peligro según confirmaron voceros de la investigación. Eso sí: no pudieron sacarle la bala que le quedó alojada en el bíceps. Pajón, por su parte, cuenta con antecedentes penales en su provincia natal (Mendoza) y otro por encubrimiento en La Matanza. Además, una condena a dos años y diez meses de prisión en suspenso por otros delitos.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram