Sunday 17 de January, 2021

Inauguraron en Ituzaingó un mural para inmortalizar a Alejo Ipuche, víctima de la inseguridad en Merlo

Fue en la plaza del barrio El Pilar, en la que el muchacho jugaba cuando era niño. La pintura fue realizada por sus amigos, y está acompañada con la que era su frase de cabecera: “siempre sumando”. Hubo una suelta de globos negros y blancos, simbolizando a la injusticia y a la juventud.

“Creo que Alejo es de todos ahora”, expresó con lágrimas en sus ojos Alejandra Rombiola, mamá de Ipuche

Familiares, amigos y vecinos participaron de la inauguración de un mural en homenaje a Alejo Ipuche, el joven vecino de Ituzaingó asesinado a principios de año en San Antonio de Padua, Merlo, en el intento del robo de su moto cuando se dirigía a la casa de su novia. Como es costumbre de este medio, Primer Plano Online estuvo presente en el lugar como desde el primer día, acompañando el dolor de sus allegados y el permanente reclamo de justicia.

El lugar elegido para la evocación fue la plaza del barrio El Pilar, lugar donde Alejo jugaba cuando era un niño y donde se juntaba con sus amigos durante la adolescencia. Asistieron, entre otras personas, otras familias víctimas de la inseguridad, tales son los casos de Beatriz Flores, mamá de Nadia Arrieta, asesinada en Villa Tesei; Claudio Rodríguez, el papá de Zaira, ultimada por motochorros en Villa Ballester; padre y madre de Germán Chávez Torrez, el cajero del Banco Nación asesinado en Isidro Casanova; y familiares de Matías Valdetari, el freestyle al que delincuentes mataron a balazos en una plaza de Haedo mientras estaba con amigos.

“Creo que Alejo es de todos ahora”, expresó con lágrimas en sus ojos Alejandra Rombiola, mamá de Ipuche. “¿Cómo no iba a autorizar que sus amigos lo hagan? Si están llenos de códigos, de compromiso, de amor. Se juntaron y trabajaron muy duro. Los quería ayudar y no me dejaron, porque me quieren cuidar”, agregó.

“Cada parte de sus amigos es un pedacito de Alejo, que está viendo cómo me acompañan para que haya justicia y no gane la oscuridad”, continuó esa mujer quebrada para siempre por la angustia de la ausencia, pero de pie y sostenida por la causa. De hecho, en la jornada también realizaron una suelta de globos negros, simbolizando la injusticia, y blancos, que representan a la juventud en nombre de su hijo.

“Tenemos que estar unidos para tener un nuevo camino. A la juventud hay que cuidarla”, enfatizó. “Estos amigos de Alejo que hoy me acompañan son el resultado de lo que él sembró. Nuestros hijos no van a ser una estadística más: los jóvenes se merecen estar libres y cuidados en las calles. Que a ningún pibe lo devuelvan más en un cajón, como a mí”, cerró, ya desbordada por el llanto.

Con el mural allí enclavado, Alejo estará más presente que nunca siendo el guardián de todos los pibes de El Pilar desde las alturas. La pintura está acompañada con la frase de cabecera del muchacho, que era “siempre sumando”. Después del emotivo descubrimiento el mural y de las palabras de su mamá hubo música en vivo: primero interpretó un tema dedicado en su evocación Mariano Trovato, un vecino del barrio de apenas once años, y luego cerró el evento ‘Coqui’, un freestyle que le dedicó también una canción en su memoria.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram