miércoles 8 de abril, 2020

Insólita discriminación en el Dorrego: alumnos denunciaron que el director prohibió las “demostraciones de afecto” en el colegio

En conversación con Primer Plano On Line, la estudiante Lucila Tesoro, quien el año pasado fue una de las promotoras de la comisión de género que funciona en el establecimiento educativo, relató la situación vivida hace dos jueves. Mañana viernes chicos y chicas harán un besazo colectivo.

Discriminación en el Dorrego
La protesta de los alumnos del Dorrego, que mañana se convertirá en besazo colectivo en los recreos de ambos turnos

Año 2017. Argentina hace rato que se convirtió en el primer país de Latinoamérica, y uno de los pioneros a nivel mundial, de la Ley de Matrimonio Igualitario. Tiempos modernos, donde la homosexualidad ya dejó de ser un tema tabú por más que sigan existiendo sectores reaccionarios que pretenden esconderla. O que, simplemente, no la aceptan.

El debate al respecto, que atraviesa diversos estratos sociales, parece superado. Pero de repente vuelve a salir a flote a partir de determinados acontecimientos que retrotraen los tiempos hasta casi la prehistoria. Y no son sectores lógicamente conservadores como la Iglesia los que lo ponen en escena, sino hace pocos días un par de agentes de la Policía Local en Morón y ahora el director del tradicional colegio Dorrego, en el mismo distrito. A punto tal que la máxima autoridad de ese establecimiento, Gustavo Martínez, expresó delante de un curso con alumnos que tomarse de la mano en un recreo era “un acto sexual” y les pidió a chicos y chicas que eviten las “demostraciones de afecto” en la institución. Luego de la pequeña rebelión del alumnado, ayer se confirmó que el responsable pedagógico pidió licencia por 10 días.

Tan increíble como real fue la secuencia descripta a Primer Plano On Line por Lucila Tesoro, alumna del Dorrego, militante del PTS y promotora de la comisión de género que se creó el año pasado en el colegio. “Todo empezó hace dos jueves. Había dos chicas tomadas de la mano en el recreo y una profesora las retó y les pidió que se suelten. Una de ellas contó que ya varias veces tanto docentes como preceptores las molestan con eso, con el hecho de que se separen”, inició su relato la joven ante la consulta de éste medio.

Discriminación en el Dorrego
Chicos y chicas se manifestaron con una sentada para protestar contra los dichos del director del colegio

Y continuó: “El director fue al curso de una de las chicas, surgió el tema y la autoridad máxima del colegio dijo que no podían estar tomadas de la mano porque eso era un acto sexual (sic). También planteó que como él era el director estaba prohibido hacer demostraciones de afecto en el colegio. ‘Las cosas son así y al que no le gusta que se vaya’, les dijo a los estudiantes”.

Lucila, junto a un grupo de compañeros de otros cursos no se quedó de brazos cruzados frente a semejante gesto y se puso a investigar. “Leí el estatuto del colegio y en ningún lado dice eso. Tampoco está establecido eso en el estatuto nacional ni en el docente”. Es que no suena verosímil que un planteo así pueda aparecer escrito en algún papel de convivencia dentro de una institución educativa.

Según contó la estudiante entrevistada por Primer Plano On Line, los dichos del director desataron un fuerte cruce con los alumnos. Incluso, en medio del debate, el responsable pedagógico del colegio llegó a plantear lo siguiente: “yo tengo un amigo homosexual y está todo bien, pero no quiero que delante de mis hijos se bese con su pareja”.

Discriminación en el Dorrego

Siempre según lo relatado por Lucila, “los chicos se enojaron mucho con ese discurso homofóbico. Entonces convocamos a una asamblea, en donde se charló del tema entre los estudiantes, y surgieron también problemáticas como que en el establecimiento no tenemos agua, las cañerías están mal y otras cosas. Pero principalmente salió este tema. Intervinieron muchos alumnos, incluidas las alumnas que vivieron en persona el pedido de separación. Hicimos una sentada en el momento, ambos turnos no tuvieron clases porque la asamblea y la sentada duró todo el día, y adoptamos otras medidas de lucha”.

Por ejemplo mañana, viernes 26 de mayo, en los recreos de cada turno chicos y chicas se van a expresar a través de un besazo colectivo adentro del colegio “en contra de la homofobia expresada por el director”, quien “haciendo uso de su poder, expone a dos chicas con conceptos que son más propios de un colegio católico que de una escuela pública y laica, y subestima a los alumnos con manifestaciones tremendas”, señaló Lucila. Y concluye su relato: “Por suerte, la organización de los estudiantes es algo hermoso y salió a la luz frente al autoritarismo”.