miércoles 8 de abril, 2020

INFORME ESPECIAL: Se cumple un año de la masacre de Hurlingham y el chacal Loscalzo se perfila para recibir una condena inédita

Mientras pasa sus días en la Unidad 43 de González Catán, el múltiple asesino espero el comienzo del juicio por el cual podrían darle hasta 50 años de cárcel. Primer Plano On Line intentó conversar para éste informe con familiares de las víctimas y sobrevivientes, pero se negaron a brindar su testimonio.

Masacre de Hurlingham
Una de las víctimas de la masacre y el autor de los disparos luego de su detención en Córdoba

Uno de los asesinos más sanguinarios que tiene tras las rejas el Sistema Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires pasa sus días a la espera del juicio oral y público en el que ya sabe que puede recibir una condena que no tiene comparaciones en el sistema penal argentino. Diego Loscalzo, el ‘Chino’, el chacal que asesinó a una familia prácticamente completa en la noche del 5 de febrero del año pasado, está preso en la Unidad Penal 43 de González Catán. Según pudo saber Primer Plano On Line con fuentes penitenciarias, recibe muy pocas visitas y no hizo muchas amistades en el penal.

El sanguinario asesino mató a su ex pareja, Romina Maguna, y así comenzó una masacre familiar de la que no hay antecedentes en la zona. La fiscal Paula Hondeville, que intervino en un primer momento en la causa, pudo establecer que se trató de un “homicidio calificado contra una mujer mediando violencia de género y la utilización de un arma de fuego”. También calificó como homicidio agravado con premeditación a los casos de Vanesa Maguna, Darío Díaz (esposo de Vanesa), José Maguna, Juana Paiva (madre de los Maguna), y tentativa de homicidio en los casos de Mónica Lloret, Camila Maciel y Cintia López Gotta. Asimismo, Loscalzo es responsable del aborto del bebé en gestación que tenía en su vientre Lloret (calificación legal de la muerte de Mateo, cuya mamá tenía fecha de cesárea para el otro día). Por lo tanto, los crímenes cometidos esa noche fueron seis en total.

Masacre de Hurlingahm
El chacal Diego Loscalzo con las hermanas Romina y Vanesa Maguna y Darío Díaz, tres de las víctimas de la masacre

Si todo sale como está previsto será juzgado éste año. Ya se sortearon los jueces que tendrán a cargo el debate: se trata del Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, a cargo de los magistrados Juan Carlos Uboldi, Claudio Chaminade y Mariana Maldonado. En los pasillos judiciales ya se comenta que puede haber una pena poco menos que histórica. Hay quienes arriesgan, inclusive, que se puede emular un fallo similar al que hubo a finales de diciembre pasado en Mar del Plata, donde un violador serial recibió 50 años de cárcel por reiterados secuestros, robos y ataques sexuales a sus víctimas. El delito es diferente, pero la sumatoria es lo que puede desembocar en la decisión.

Para aplicar esa condena de medio siglo, los jueces Aldo Carnevale, Facundo Gómez Urso y Juan Galarretase se apoyaron en las llamadas «Leyes Blumberg», una reforma introducida en el Código Penal en 2004 tras el secuestro y asesinato de Axel Blumberg. Esa modificación establece que «cuando concurrieren varios hechos independientes reprimidos con una misma especie de pena, la pena aplicable al reo tendrá como mínimo, el mínimo mayor y como máximo, la suma aritmética de las penas máximas correspondientes a los diversos hechos. Sin embargo, esta suma no podrá exceder de (50) cincuenta años de reclusión o prisión».

ASÍ ESCAPABA EN MOTO EL CHACAL LOSCALZO LUEGO DE COMETER LA MASACRE

Hay otro antecedente similar. En 2014, los camaristas Juan Carlos Germignani, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky le dieron 50 años de cárcel a un hombre que cometió 28 violaciones. Basado en este este fallo, el juez Gómez Urso sostuvo: «Considerando que, matemáticamente, a Valente le corresponderían 199 años de prisión (de acuerdo a la suma de los máximos de los delitos atribuidos), entiendo aplicable, de acuerdo con las agravantes valoradas, la pena de 50 años, tope máximo previsto por el artículo 55 del Código Penal».

SIN VOCES DE LAS VÍCTIMAS

Para recordar a los fallecidos y reconstruir aquella masacre, Primer Plano On Line intentó entrevistar a sobrevivientes de la balacera y hasta a familiares de las víctimas, pero las respuestas fueron sistemáticamente negativas. Éste medio contactó a Cintia López Gotta, quien estaba en la casa donde Loscalzo asesinó a las hermanas Maguna, y es recordada la anécdota que contó en su momento: se hizo la muerta luego de recibir un balazo para que el chacal no la remate. Pero después de una semana de planificar la nota, la mujer se excusó el viernes por no encontrarse bien de salud.

RELATO DE LÓPEZ GOTTA SOBRE LA SANGRIENTA NOCHE

En agosto de 2017, justo cuando volvió a trabajar después de las heridas que sufrió en el ataque, Primer Plano On Line conversó con Mónica Lloret, la embarazada que perdió a su marido y a su hijo en el fatídico ataque. Pero ahora, para éste informe, prefirió no hablar. Cuando dio su testimonio, contó detalles que no se conocían sobre el hecho, por ejemplo, cómo fue el traslado del chacal de una casa a la otra.

Su hija, Camila, recibió un balazo en el muslo que le quedó alojado en el cuerpo y no fue extraído porque no toca ningún órgano vital. Ella, que tenía el bolso armado para dar a luz a su quinto hijo, recibió tres tiros de parte del sanguinario criminal: uno en el vientre, otro en el costado y otro en el pecho. Sobrevivió, pero no así su bebé.

Se puede repasar su testimonio en el siguiente link:

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2017/08/22/relato-del-horror-testimonio-monica-lloret-sobreviviente-del-chacal-loscalzo-la-masacre-hurlingham/

Otro que se excusó de hablar fue Diego Maguna, hermano e hijo de las víctimas. “No, gracias”, respondió cuando escuchó el mensaje de un cronista de éste medio para realizar una entrevista que recuerde a su familia. Lo que sí pudo confirmar Primer Plano On Line es que esta tarde habrá una especie de marcha (no la anuncian como tal) para recordar a las víctimas y exigir que la justicia haga su parte. La concentración será en el cementerio Parque de Hurlingham, donde están enterrados los fallecidos en la masacre.