fbpx
viernes 13 de diciembre, 2019

Noche de terror en la región oeste: hubo dos secuestros, uno en Morón y otro en Ituzaingó, por los que se pagaron fuertes sumas de rescate

El primero de los hechos ocurrió en la intersección de Lanús y Peguy, y la esposa de la víctima debió entregar a los malvivientes 80 mil pesos para lograr su liberación. El segundo episodio fue en Paulino Rojas y Olazábal, y la suma pagada fue mayor.

Secuestros extorsivos
José María Muzzini fue la víctima del secuestro extorsivo que comenzó en Morón y terminó en La Matanza

Una noche verdaderamente de terror vivieron ayer dos familias de la región oeste. Es que dos de sus integrantes fueron víctimas de secuestros extorsivos casi al mismo tiempo y con pocos kilómetros de diferencia. En ambos casos, sus seres queridos debieron abonar fuertes sumas como rescate para conseguir su liberación.

El primero de los hechos ocurrió en la intersección de Lanús y Peguy, en Morón, donde José María Muzzini, un comerciante de 56 años que había salido a sacar la basura fue interceptado en la puerta de su propia casa por cuatro delincuentes fuertemente armados que se lo llevaron en un Honda City negro, que tenía pedido de secuestro porque había sido robado el día anterior, y que apareció quemado de madrugada en Fuerte Apache.

La denuncia entró al 911 por intermedio de un vecino que dijo haber visto la secuencia en que la víctima era llevada por la fuerza. Casi en paralelo, los malvivientes se comunicaron con la esposa del comerciante, Flavia Santoro, a la que le exigieron 100 mil dólares para liberarlo y le indicaron a dónde debía llevar el dinero.

La mujer hizo también la denuncia y salió con todo el dinero que tenía en su poder hasta el lugar indicado, y se dirigió hasta la zona de La Matanza en un lugar al que se accede saliendo de la autopista General Paz a metros de la calle Chávez, sentido al Riachuelo, y dejó la suma que logró juntar, que eran 80 mil pesos. A los pocos minutos, su marido fue liberado en General Paz y Humaita en buen estado de salud más allá de la conmoción y con el torso desnudo. Sólo tenía un golpe en la cabeza.

El hombre fue trasladado en un auto de civil de la Policía bonaerense a la sede de la DDI, en Acceso Oeste y Vergara, para su revisión y ampliar la denuncia, pero pidió retirarse para estar con su familia porque estaba en medio de una crisis de nervios, tanto él como su mujer. Interviene en la investigación el fiscal federal de Morón Carlos Hernán García. La secuencia duró en total poco más de una hora.

En ese momento ingresó al sistema otra denuncia de características similares. Un vecino de Ituzaingó, en la intersección de Paulino Rojas y Olazábal, observó cómo una camioneta Jeep fue cruzada por un auto del que se bajaron delincuentes armados. Lo que indicó el denunciante es que al conductor lo obligaron a cambiarse al lado del acompañante y dos sujetos se subieron para llevarse en ese mismo vehículo.

La metodología fue idéntica: los malvivientes se comunicaron con la esposa de la víctima, a quien le exigieron rescate en dólares. La familia, desesperada porque le indicaron que debía hacerlo en media hora como plazo límite, alcanzó a reunir un total de 100 mil pesos y lo llevó hasta el límite con San Antonio de Padua. El hombre fue liberado a los pocos minutos, en Ratti al 700.