viernes 10 de abril, 2020

Los anuncios de Vidal: las rebajas tendrán un impacto moderado en las facturas, en promedio entre 100 y 200 pesos

La incidencia en el gasto tanto familiar como productivo en comparación al impacto que provocó la quita de subsidios será realmente ínfima. La empresa AySA queda exceptuada de la quita porque depende del Ejecutivo Nacional.

Anuncios de Vidal
Vidal realizó el anuncio acompañada por su vicegobernador y el ministro de Economía

La rebaja de impuestos anunciada por la gobernadora María Eugenia Vidal será del 15% en la luz de todos los bonaerenses, aunque en dos tramos. En el gas, la disminución es del 6,3% y otro tanto en el agua. Sin embargo, en este servicio, la mayor prestadora (AySa) queda exceptuada, porque está regulada por el Poder Ejecutivo nacional. De esa forma, no habrá descuento -por ahora- en la ciudad de Buenos Aires y los 25 partidos del conurbano atendidos por la prestadora del servicio de agua potable.

En el caso del gas, el ahorro puede ser de unos 18 pesos mensuales (para los clientes de menor consumo) hasta los 60 pesos por mes en hogares de mayor consumo. La quita será en un impuesto provincial, que asciende al 9%, aunque su impacto en las boletas es del 6,3%. Para un hogar de la provincia, con un consumo anual de 250 metros cúbicos (R1), se estima que paga 250 pesos por bimestre y que ahora ahorrará 32 pesos en cada factura. Para un cliente de consumos medio/altos, que demanda 1050 metros cúbicos anuales, la boleta que le llega es de casi 2000 pesos por bimestre. El ahorro allí será de 125 pesos por bimestre.

Pero también existe el riesgo de que la misma empresa tenga que aplicar tarifas diferentes según la localidad. Metrogas, por ejemplo, tiene clientes en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Los que sean bonaerenses tendrán menos impuestos que los residentes de la capital del país.

En la prestación del servicio de agua y cloacas, AySA está bajo la órbita del gobierno nacional y este cambio no la impactaría. En cambio, si alcanzaría a la empresa provincial de aguas, que cada vez sirve a menor cantidad de localidades, porque muchos partidos migraron a AySA por un acuerdo entre la Nación y la provincia de Buenos Aires. Aunque los tributos provinciales cuentan, en las empresas siguen observando que el total de los impuestos puede llegar a representar hasta un 45% de los importes de las facturas. En ese sentido, la rebaja anunciada aparece modesta.

Vidal requiere que la legislatura provincial valide algunas de sus decisiones que tienen que ver con impuestos provinciales de luz. Los decretos que deroga tienen distintos orígenes. En el caso eléctrico, está dando de baja un fondo especial de desarrollo, de 1967, y un gravamen adicional sobre el consumo que viene de 1978. Al ser decretos, no demandaría mayores exigencias. En el gas, también suprime un decreto con un fondo para el desarrollo. En la última revisión integral, las distribuidoras ya incluyeron obras en sus planes de expansión y eso fue incluido en las tarifas vigentes.