Wednesday 8 de April, 2020

Cáncer de mamas: todo lo que tenés que saber sobre la prevención de una enfermedad que puede afectar a una de cada ocho mujeres

Como todos los años, el programa periodístico Primer Plano dedicó un amplio espacio en su emisión semanal de anoche para que el grupo de Mujeres Reales y profesionales que trabajan en la atención de esa patología expliquen lo valioso que resulta la detección precoz de la patología.

Mujeres Reales
Mónica Prieto, Ricardo Farías y Griselda Luna durante la entrevista con Adrián Noriega en Primer Plano

Ya es una costumbre, una tradición o una devolución garantizada de la pantalla televisiva durante octubre. Como cada año, el programa periodístico Primer Plano dedicó gran parte de su envío semanal a la difusión del trabajo comprometido y solidario que realiza el grupo de Mujeres Reales, que desde el Instituto Güemes de Haedo difunde sus conocimientos a modo de concientización sobre lo importante que resulta la prevención para detectar de manera precoz el cáncer de mama.

Anoche fue el turno de Mónica Prieto, paciente operada por esa patología; Ricardo Farías, jefe de Ginecología y Patología Mamaria Hospital Güemes, de Haedo; y Griselda Luna, especialista en Diagnóstico por Imágenes, brindaron sus testimonios en primera persona, en base a la experiencia y al rigor científico para entender de qué se trata padecer una enfermedad que se sigue llevando vidas por llegar tarde, aunque las estadísticas indican que la posibilidad de curación es de más del 90 por ciento. Eso sí: los controles son la clave de poder llegar a un final feliz.

“En 2012 me detectaron dos tumores. A los 4 años me salió en la cicatriz de la costilla, y ahora unas pequeñas manchitas en el hígado, y las oncólogas están evaluando un tratamiento nuevo. No bajar los brazos, seguir en la lucha y seguimos luchando por la concientización”, contó Prieto, una paciente que, pese a las dificultades, sigue tendiendo una mano solidaria y desinteresada para ayudar a otras mujeres. La mamá de Mónica tuvo cáncer de mama y ese antecedente familiar la obligó a estar más atenta a la posible manifestación. Y, pese a eso, reconoce como un error que se dejó estar dos años para hacerse los controles. “Quizá, si hubiera ido a mi querido hospital, no me hubiese pasado lo que me pasó”, se explayó.

Pese a detallar que en Argentina no existe una estadística fehaciente, el doctor Farías confió que una de cada ocho mujeres puede tener en su vida un cáncer de mamas. En sus más de tres décadas de trayectoria, el profesional, que atiende pacientes en un rango etario de 22 a 94 años, señaló que el pico máximo en el cual se manifiesta la enfermedad es entre los 40 y los 60 años.

“Lo más importante es la detección precoz del cáncer de mama, y encontrarlo antes que él nos encuentre a nosotros. Para eso, las pacientes deben hacer una mamografía de forma anual a partir de los 40 años, a las chicas jóvenes el autoexamen más allá de alguna ecografía. Pero es importante que se controle y que tengamos un seguimiento de esa paciente, sobre todo de las mujeres sanas. Cuando nos encontramos con la enfermedad, cuanto más temprano es, tenemos un 90 por ciento de posibilidad de curación”, indicó el médico.

Desde otra mirada, más técnica pero no por eso menos involucrada en la campaña para difundir la prevención, la especialista en diagnóstico por imágenes Griselda Luna describió cuáles son los estudios a los que la población en general debe someterse como mecanismo preventivo.

Las Mujeres Reales, como desde hace varios años, siguen adelante con su batalla para, principalmente, difundir cómo es la pelea diaria por calidad de vida para evitar la enfermedad o para darle pelea si se manifiesta en un cuerpo. Después de todo, este colectivo que nació en el Hospital Güemes de Haedo, tiene su fin en la prevención y en los cuidados para evitar el diagnóstico, pero también en el hecho de que nadie baje los brazos una vez que el cáncer, esa palabra que tanta conmoción provoca, no se lleve ninguna vida más.

Mujeres Reales