jueves 4 de junio, 2020

El asesino silencioso que se cobra vidas durante el invierno: cómo prevenir la intoxicación por inhalación de monóxido de carbono

El frío llegó para quedarse y con él aumenta la necesidad de calefaccionar los ambientes del hogar. El uso de métodos inadecuados para combatir las bajas temperaturas incrementa la probabilidad de accidentes que se pueden evitar. Mirá el video de una vecina de Haedo que perdió a sus dos hijas y a su ex pareja, quienes murieron por inhalar este gas mortal.

El monóxido de carbono no se percibe a simple vista, no irrita ni tienen olor

Como todos los años con la llegada de la época invernal, el Centro Nacional de Toxicología del Hospital Posadas se encarga de difundir información vital para evitar la intoxicación por monóxido de carbono, que puede causar la muerte cuando se respira en niveles elevados.

El mal funcionamiento de estufas, calderas, termotanques, calefones y cocinas a gas natural como el uso de leña o carbón para calentar los ambientes pueden producir monóxido de carbono, un gas tóxico que se produce por la mala combustión. Las personas se intoxican al respirarlo sin darse cuenta ya que no se ve, no irrita, ni tiene olor.

Valeria Giarratana, vecina de Haedo, vivió este infierno hace pocos años: sus dos hijas y su ex pareja murieron por inhalación de monóxido de carbono y desde entonces decidió hacer de la difusión de este tema una bandera para que la población tome conciencia sobre los peligros de convivir con el «asesino silencioso», como ella lo califica. Mirá el video de su paso por el programa Primer Plano.

Entre las recomendaciones para prevenir este tipo de intoxicaciones se deben tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Mantener siempre el ambiente ventilado. Una rejilla de ventilación o la ventana apenas abierta, pueden salvar una vida.
  • Evitar calefaccionar con el horno o las hornallas de la cocina.
  • No instalar el calefón en el baño. Si tiene el calefón en el baño, asesórese para reubicarlo.
  • Antes de acostarse, apagar las estufas y sacar los braseros de su casa.
  • Hacer revisar por un gasista matriculado la salida al exterior de calefones y estufas.
  • Realizar todas las instalaciones de gas, la colocación de artefactos y su reparación con un gasista matriculado.
  • Verificar que la llama de los artefactos sea azul. Si es de otro color (amarillo o anaranjado) está funcionando en forma defectuosa, produciendo cantidades anormales de monóxido de carbono. Llame enseguida a un profesional.
  • No encender motores a combustión en lugares cerrados (autos, grupos electrógenos, motosierras, etc.).

monoxido

Los síntomas son inespecíficos, por eso muchas veces puede confundirse con otras enfermedades. Entre los habituales se encuentran el dolor de cabeza; náuseas o vómitos; mareos, acompañados de cansancio o falta de fuerza; desmayo o pérdida de conocimiento; alteraciones visuales y convulsiones.

Es por eso que ante la aparición de los primeros síntomas es importante: ventilar la habitación rápidamente (abrir puertas y ventanas); salir del ambiente contaminado; concurrir al hospital más cercano e informar al personal médico sobre la sospecha de estar sufriendo intoxicación por monóxido de carbono.

Para más información o consultas contactar al Centro Nacional de Toxicología del Hospital Posadas: 4654-6648 // 4658-7777 // 0800-333-0160 (Guardia y atención las 24 horas).