fbpx
jueves 5 de diciembre, 2019

Gustavo Menéndez, el intendente peronista que paga los peores sueldos a los trabajadores municipales en la provincia, con un básico de $6.400

Lo expresó públicamente el secretario general del gremio que nuclea a los empleados municipales de Merlo, Mario Salcedo. El jefe comunal tampoco cumple con la Ley de Paritarias sancionada a finales de 2013. “Nos llaman para negociar un acuerdo preestablecido por la Municipalidad”, indicó.

Gustavo Menéndez
Gustavo Menéndez, el intendente que paga los peores sueldos en la provincia de Buenos Aires

El año pasado, la consigna de los trabajadores municipales de Merlo era hablar de “sueldos de miseria”. Es que, antes de las reuniones para destrabar la recomposición salarial, el básico que percibía un empleado de la comuna estaba en los $3.700. Había otros cuestionamientos, vinculados a la falta de cumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo y de la convocatoria a paritarias que no se acote en la liquidación de las mensualidades, tal como lo indica la ley vigente.

Pero ahora la situación no sólo se agravó sino que quedó expuesta en una serie de reclamos desoídos que viene haciendo la organización sindical más representativa de los trabajadores: aseguran que son los peores pagos en el territorio bonaerense, con sueldos de miseria que están en la mitad de lo mínimo indispensable para no caer en la indigencia, cuya última medición estimativa nacional está en los $13.913,90.

Es decir, si un matrimonio trabaja para ese distrito, ni con el salario básico de ambos alcanzan a superar la línea de indigencia. “Venimos reclamando por esta situación que nos lleva a ser los trabajadores municipales peores pagos de la provincia de Buenos Aires. En abril tuvimos un incremento del 35%, y con eso llegamos a los $6.400 de básico”, reflexionó Mario Salcedo, convocado por el programa periodístico Primer Plano Recargado.

Desde la organización gremial a nivel provincial están pidiendo la reapertura urgente de paritarias y rechazan caminos alternativos como un bono, dado que eso se abona por única vez y no permite medir cuánto perdió el salario real frente a la inflación. Además, el personal pasivo (jubilados) no lo percibe. “En 2016 (Menéndez) prometió mejoras generales como una recomposición salarial, reconocimiento de convenio, pero han transcurrido cuatro años y seguimos en iguales o peores condiciones”, agregó Salcedo.

Y cerró: “la Ley de Paritarias Municipales no se cumple. Lo que hace la Municipalidad es llamarnos para negociar un acuerdo preestablecido por la propia Municipalidad. O sea que no es una paritaria, porque no nos sentamos a negociar”.