fbpx
domingo 15 de diciembre, 2019

El modelo de salud de Rodríguez Larreta: precariza la tarea de los residentes y provoca una hecatombe en el sistema sanitario porteño

La Legislatura votó una ley que es rechazada por el colectivo de organizaciones que nuclean a profesionales médicos. En la norma hasta se establece el concepto de “sanciones morales”. Hoy fueron convocados a una reunión con la ministra del área.

Residentes
Cientos de residentes se concentraron en el Obelisco y aguardan un canal de diálogo con el Ejecutivo porteño

Cerca de 1500 residentes de distintos establecimientos sanitarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desataron un conflicto que puede terminar con la paralización del sistema de Salud porteño si no se da marcha atrás con una ley que precariza el trabajo. Si bien la Legislatura sancionó la norma tras apenas una semana de debate, lo cierto es que, por la presión del colectivo de organizaciones sociales y gremiales, ahora el Ejecutivo abrió una instancia de diálogo para intentar resolver, por el camino de la reglamentación, las diferencias que emergieron.

El verdadero conflicto de fondo en la conocida como Ley de Residencias es que, en la interpretación de quienes se encuentran en esa condición, pretende “desregular el cobro de salarios, endurecer las sanciones y desconocerlos como trabajadores de la salud para definirlos como personal en formación”. Así lo sintetizó una de las referentes de los reclamos, Sasha Acerbo, en conversación con Primer Plano Online.

Según consta en los fundamentos de la norma, impulsada por el legislador José Luis Acevedo, del bloque Vamos Juntos, y despachado por las Comisiones de Salud y de Legislación del Trabajo, la residencia “es un régimen de formación de postgrado en servicio y contextos de trabajo para profesionales de reciente graduación, acotado en el tiempo, intensivo y altamente calificado”. “El programa está dirigido a las disciplinas que integran los equipos de salud, y su objeto es profundizar la formación de manera integral y desarrollar aptitudes y destrezas en forma programada, responsable y eficaz de una especialidad o área del conocimiento, con un alto nivel científico-técnico y compromiso social”, agrega.

Residentes

Ahí ya se establece que las residencias forman parte del esquema formativo de los médicos, que en rigor ya ejercen su tarea hasta incluso matriculados y sostienen servicios en varios hospitales públicos. En lo concreto, el texto deroga viejas ordenanzas de 1985, 1987 y 1991 por considerarlas “desactualizadas y poco integradas con la dinámica actual de la formación profesional de posgrado en el sistema público estatal de la Ciudad”.

“La ley plantea que vamos a cobrar salario pero no indica quién lo va a negociar. Nosotros estamos vinculados a la paritaria de la planta permanente, pero ahora eso no está explicitado. Además, nos quitan el aguinaldo y le agregan un complemento, que no se sabe cómo se va a negociar”, detalló Acerbo.

La ley también define como obligaciones “respetar el reglamento operativo; tomar conocimiento sobre la responsabilidad de las tareas asignadas; estar bajo supervisión y colaboración de trabajo”. Pero también hay un concepto que hasta suena de otros tiempos al pronunciarlo: sanciones morales. “Es una atribución arbitraria de los jefes de servicio, cuando en realidad nosotros estamos matriculados y nuestros propios colegios ya establecen lo que sí y lo que no, con las sanciones respectivos. Eso es una forma de criminalizar y dar libertad arbitraria para desvincular a quien quieran”, concluyó Acerbo.

En concreto, la ministra de Salud porteña, Ana María Bou Pérez, convocó a una reunión para la tarde de hoy a los residentes, con quienes aspira a zanjar diferencias en el camino de la reglamentación. Pero los médicos se mantienen firmes en su postura y quieren que, para avanzar en cualquier proceso de diálogo, primero se derogue la polémica normativa, que aún no está en vigencia.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario