fbpx
viernes 6 de diciembre, 2019

Fuerte protesta y quema de neumáticos en la puerta de la Clínica Sagrado Corazón de Hurlingham por el despido de 37 trabajadores

Después del paro iniciado la semana pasada debido al atraso en el pago de haberes, en el día de ayer los propios cesanteados y sus compañeros dieron inicio a una nueva etapa de reclamos con quema de cubiertas y cortes en la zona de ingreso al nosocomio sobre la calle Richieri al 1600.

Los trabajadores anunciaron que el paro será por tiempo indeterminado

El pasado viernes 37 trabajadores de la Clínica Sagrado Corazón de Hurlingham recibieron telegramas de despido. Entre ellos se encuentran empleados que prestan servicio en la entidad sanitaria desde hace más de 20 años.

La clínica es prestadora del PAMI y cuenta con un denso historial por la insatisfacción de los afiliados debido a la precaria calidad de sus servicios. Los trabajadores por su parte,  aseguran que la protesta responde a una cuestión netamente salarial y la decisión de iniciar la medida de fuerza por tiempo indeterminado se tomó ya que pese a la promesa de las autoridades de que se pondrían al día en lo inmediato, les adeudan el pago correspondiente a los meses de septiembre y octubre, y los bonos de agosto y septiembre.

En medio de la protesta en el frente a la clínica, Leonel Aragón, trabajador y delegado del gremio de la sanidad ATSA, explica que “se decidió una medida de fuerza por tiempo indeterminado el lunes pasado, a la espera de que los responsables destrabaran la situación. Pero pasó todo lo contrario: el viernes la empresa envió 37 telegramas de despido, por lo que salimos a cortar la calle Richieri con unos 50 compañeros a la espera de una solución”.

Asimismo, Aragón manifestó que la empresa “se escuda en la crisis económica” a la hora de explicar por qué incurrió en la deuda con sus trabajadores, aunque manifestó también que “el establecimiento recibió las cápitas de PAMI de agosto, septiembre y octubre e igualmente se atrasó con nosotros”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario