fbpx
viernes 6 de diciembre, 2019

Las mermeladas de Hurlingham que le dieron impulso al futuro presidente Alberto Fernández para reclamar al Congreso la Ley de Góndolas

Laura’s Delicity es un emprendimiento casero desarrollado por Laura Silva, que cuenta con el apoyo de su hijo en lo que hace a la identidad del producto. Junto al intendente Juan Zabaleta, el mandatario electo las probó calificó como “deliciosas”.

Laura's Delicity
"Gracias a la Ley de Góndolas, los emprendedores locales van a poder vender sus productos regionales en los supermercados", tuiteó Alberto Fernández

“Gracias a la Ley de Góndolas, los emprendedores locales van a poder vender sus productos regionales en los supermercados. Con @JuanZabaletaOK compartimos unas deliciosas mermeladas elaboradas en Hurlingham que muy pronto se venderán en los comercios del municipio”.

Pavada de presentación para Laura’s Delicity, las mermeladas artesanales totalmente naturales, libres de conservantes, aditivos y colorantes, elaboradas en el oeste del conurbano bonaerense. Un emprendimiento familiar que se venía llevando adelante primero en el circuito familiar y barrial, para explotar definitivamente al partir del impacto que causó la difusión hecha por el presidente electo, Alberto Fernández.

“Trabajé siempre en relación de dependencia, hasta que un día me quedé sin trabajo y, en un viaje de vacaciones a Córdoba, me puse a investigar cómo hacer para seguir ayudando a mi familia. Vi que allá elaboran muchos productos artesanales, yo había hecho varios cursos de cocina y preparé dulces que mi familia calificó como muy rico y arranqué” contó Laura Silva, la responsable del emprendimiento, en conversación con el programa periodístico Primer Plano.

Actualmente, elabora entre 70 y 80 frascos por semana, que se venden a $ 150 por unidad. Entre su portfolio, además de las mermeladas, que van desde la frambuesa hasta los frutos rojos e incluso el kiwi, también figuran conservas de berenjena y morrón, verduras en escabeche y chutney.

Su hijo, Iván Kopriva, estudia informática e hizo cursos de fotografía, y le sugirió ponerle un nombre y logo al producto. “Fue para tener una identidad, que la gente la vea y le llame la atención”, describió el joven. “Vemos que la producción se va a triplicar, porque hoy (por ayer) los teléfonos y la página nos explotaban. No nos asusta el crecimiento: vamos para adelante”, concluyó Laura.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario