Saturday 4 de April, 2020

La Legislatura bonaerense trata la ley Impositiva enviada por el gobernador Kicillof, con aumentos que llegan hasta el 75 por ciento

"La provincia de Buenos Aires se encuentra atravesando una situación de emergencia. Para atender las urgencias y prioridades definidas es necesario mantener el nivel de ingresos del Estado provincial", destacaron fuentes del gobierno bonaerense a través de un comunicado.

Senado provincial
La Ley Fiscal de Kicillof ingresó por el Senado: el oficialismo espera poder sancionarla este jueves

El proyecto de ley impositiva que definirá los gravámenes que abonarán los bonaerenses el año próximo comenzará a tratarse hoy jueves en la Legislatura provincial. La iniciativa del Poder Ejecutivo ingresó por la Cámara de Senadores y busca «dotar de mayor progresividad a la estructura tributaria para evitar que el esfuerzo recaiga sobre los sectores más vulnerables, que son los principales afectados por la actual crisis que atraviesan el país y la provincia», adelantaron desde el gobierno bonaerense.

En el mensaje de la iniciativa se plantea que el impuesto a los Ingresos Brutos y de Sellos mantendrán las alícuotas vigentes durante 2019. En tanto, en el impuesto a los Automotores también se sostiene el nivel de imposición vigente «dado que la valuación fiscal de los mismos se actualiza en base a los valores de mercado».

Sobre los impuestos Inmobiliario Rural y Urbano «se propone una adecuación de las valuaciones fiscales y una estructura de topes que garantice la progresividad» del tributo, por lo que de acuerdo a los voceros del Gobierno «en promedio, la actualización está por debajo de la tasa de inflación». Se adelantó, además, que ARBA ofrecerá descuentos del orden del 20% para aquellos impuestos que se paguen de manera anual a comienzos de 2020.

«La provincia de Buenos Aires se encuentra atravesando una situación de emergencia. Para atender las urgencias y prioridades definidas es necesario mantener el nivel de ingresos del Estado provincial», destacaron desde la administración de Kicillof en un comunicado. Al mismo tiempo, indicaron que «es fundamental hacer más justa la recaudación, cobrando más al que más puede y generando alivio a los pequeños y medianos productores y propietarios».

«Con esta lógica, en el proyecto de Ley Impositiva se propone actualizar los valores de los impuestos del año pasado tomando en cuenta la inflación de 2019 (estimada por privados en 54,6%). Es decir, el proyecto no incrementa la presión impositiva en promedio en términos reales», destacaron.

«En el caso del Impuesto Inmobiliario Rural y Urbano, en promedio, la actualización está por debajo de la tasa de inflación. Pero además se incorporó un criterio progresivo: las propiedades de menor valuación fiscal pagarán un incremento menor a la inflación proyectada (aquellos más chicos tendrán un incremento del impuesto de tan solo el 15% respecto al año pasado)», detallaron.

Sin embargo, ahí radica el principal foco de tensión con la oposición. Es que si un campo está valuado en más de tres millones de pesos –USD 48.000– y posee más de 2.000 hectáreas, el incremento del impuesto tiene un techo de 75 por ciento. Se establece que el impuesto resultante por la aplicación de la presente escala “no podrá exceder respecto del calculado en el año 2019 según las previsiones del Título I de la Ley Nº 15.079, los porcentajes que a continuación se detallan”:

a) 15% cuando las valuaciones correspondientes al año 2019, de la tierra libre de mejoras sea de hasta $260.870 inclusive.

b) 35% cuando las valuaciones correspondientes al año 2019, de la tierra libre de mejoras sea superior a $260.870 y hasta $816.075 inclusive.

c) 55% cuando las valuaciones correspondientes al año 2019, de la tierra libre de mejoras sea superior a $816.075 y hasta $3.000.000 inclusive.

d) 55% cuando las valuaciones correspondientes al año 2019, de la tierra libre de mejoras sea superior a $3.000.000 y la superficie de la tierra libre de mejoras sea inferior o igual a 2.000 hectáreas.

e) 75% cuando las valuaciones correspondientes al año 2019, de la tierra libre de mejoras sea superior a $3.000.000 y la superficie de la tierra libre de mejoras sea superior a 2.000 hectáreas.

A través de su cuenta de Twitter, el ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense, Pablo López, aseguró que el proyecto de ley impositiva “busca sostener la recaudación tributaria para atender la emergencia que atraviesa la provincia” y “dotar de mayor progresividad a la estructura tributaria”.

En esa línea, precisó que en lo que respecta al Impuesto Inmobiliario Urbano, “además de estar exentos aquellos que poseen una única vivienda pequeña, la gran mayoría de los contribuyentes -en particular, aquellos que poseen propiedades de menor valuación- afrontarán aumentos sensiblemente por debajo de la inflación”.

“Por ejemplo, para las propiedades de menor valor, la variación máxima es de 15%, y en el segmento que le sigue la variación no supera el 35%”, graficó.

Por eso remarcó que “los amplios sectores medios urbanos tendrán aumentos muy moderados”: el 86% de los contribuyentes -son 3,8 millones de los 4,5 millones totales que afrontan el impuesto, dijo- tendrán aumentos menores a $ 3500 para todo el año.

En sintonía, en el caso del Impuesto Inmobiliario Rural, “además de una serie de exenciones a propiedades pequeñas de producción agropecuaria, en especial la tambera”, establecieron un sistema de segmentación que -afirmó López- “beneficia a pequeños y medianos productores, partiendo de un 15% para las propiedades de menor valor”.

“En consecuencia, a más de la mitad de los propietarios rurales se les aplicará una actualización por debajo de la inflación, a lo que se suma el descuento del 20% por pago en una cuota”, resaltó.

Sin embargo, un universo cercano al uno por ciento de los productores cuya base imponible de superficie sea superior a los $3 millones y posea más de 2.000 hectáreas tendrá que afrontar subas de hasta 75% en ese tributo.

Los trazos generales del proyecto de más 140 páginas, fueron redactados por López y el titular de ARBA, Cristian Girard, quien adelantó, además, que el organismo ofrecerá descuentos del orden del 20% para aquellos impuestos que se paguen de manera anual a comienzos de 2020.