Friday 10 de April, 2020

EXCLUSIVO-La mamá de la adolescente muerta por la bala perdida en Moreno: “quiero es que el asesino de ‘Mili’ no salga nunca más y que su familia se vaya del barrio”

Karina Miranda dialogó vía telefónica con Primer Plano Online a pocas horas de haber enterrado a su hija. La versión del hecho cambia en relación a lo que había trascendido: la joven no estaba en la vereda sino que recibió en proyectil en el patio de su casa.

Karina y su hija Milagros, a quien la locura irracional de un asesino que disparó por diversión le arrebató la vida

Nada para celebrar tiene la familia de Milagros Gómez, la mamá de la adolescente que murió en Moreno tras recibir el impacto de una bala perdida en su cabeza. Como se sabe, el proyectil le destrozó el cerebro, a punto tal que le causó la muerte cerebral y, a las pocas horas, fue desconectada por los profesionales del Hospital mariano y Luciano De la Vega.

Si bien para la justicia el caso está esclarecido, al constatar que el balazo salió de una de las armas que le incautaron en el allanamiento en su domicilio, el drama en el barrio para la familia de ‘Mili’ sigue. Es que la esposa y los hijos de José Alberto Pinto Barreto (60), conocido como ‘El Uruguayo’, se habían ido de la vivienda pocas horas antes del allanamiento, realizado el pasado 25 de diciembre en la finca. Pero a los dos días regresaron, y hoy se pasean como amenazantes por las calles.

“Ayer pasaron por nuestra vereda como si nada. El patrullero está enfrente de mi casa, pensando que nosotros vamos a hacerles algo. Pero yo los estoy conteniendo a mi hijo y al papá de ‘Mili’, que ya les pidieron que no vuelvan a esa casa. Es también lo único que quiero yo: que esta persona viva presa, no salga nunca más, y que su familia se vaya del barrio”, narró, entre sollozos, Karina Miranda, la mamá de Milagros.

ÚLTIMO MOMENTO-EXCLUSIVO: confirman que la bala que mató a Milagros salió del arma secuestrada al único detenido por el caso

Ella lo reconoce: tiene miedo que su propia familia pretenda hacer justicia por mano propia y prender fuego la casa desde la cual salieron los disparos. Fue un vecino suyo quien vio toda la secuencia y lo denunció en la justicia. Ese relato valiente ayudó a que el caso se esclarezca con rapidez.

Karina tomó fuerza también para revelar algo que hasta el momento no se conocía: la bala alcanzó a Milagros no en la vereda sino en el patio de su casa. Estaba allí terminando de brindar cuando de repente cayó al suelo y empezó a despedir sangre por la cabeza. Salieron urgente a llevarla al hospital, sin saber bien lo que había pasado.

A los 39 años, la mamá de Milagros no logra conciliar el sueño desde hace una semana. Tiene otros tres hijos: Gabriel, de 22 años; Camila, de 19 años; y Rosa, de apenas, que era la bebota de ‘Mili’. Siente que le arrancaron el alma, y no encuentra explicación.