Saturday 4 de April, 2020

Le dieron de alta al femicida de Ituzaingó y ya está preso: lo espera la justicia para indagarlo y la cárcel para el resto de su vida

César Díaz fue dado de alta en la mañana de hoy tras intentar suicidarse luego de apuñalar en reiteradas ocasiones a su ex pareja Sabrina Ovalle. En principio mañana martes debe presentarse ante la fiscal de la causa, Paula Hondeville, que le comunicará formalmente la imputación gravísima en su contra.

César Díaz, el femicida de Sabrina Ovalle, se negó a declarar ante la justicia

Después de una pelea ética que salió adelante por el juramento hipocrático de parte de los profesionales de la salud del Hospital Güemes, de Haedo, el femicida de Sabrina Ovalle, César Díaz, fue dado de alta en la mañana de hoy.

De inmediato, el sujeto fue trasladado a una dependencia policial para estar listo y mañana martes por la mañana presentarse ante la fiscal de la causa, Paula Hondeville, a prestar declaración indagatoria.

Como ya informó Primer Plano Online, para la justicia el caso ya está esclarecido y sólo resta la sentencia del tribunal respectivo. Es, en rigor, el delito más grave en la escala penal actual: homicidio agravado por el vínculo. Es decir, femicidio. La condena prevista es de reclusión perpetua.

Femicidio en Ituzaingó: degolló a su ex mujer delante de sus pequeñas hijas, intentó suicidarse y fue retenido por vecinos

Sabrina fue apuñalada sin piedad en el porche de su casa, sobre la calle Cuyo al 800, en Ituzaingó. El femicida se presentó en el lugar, medió una discusión entre ambos y la mató tras provocarle varias heridas de arma blanca. Dentro del domicilio dormían las dos hijas de ambos, menores de edad.

Con el correr de los días se conoció que el agresor tenía otras causas por violencia, no sólo las denuncias que había impulsado la víctima fatal. Por caso, una mujer de nombre Karen, afirmó que con ella intentó hacer lo mismo: con su hijo de un año en brazos, la bestia la atacó y le asestó seis puñaladas, aunque le causó heridas superficiales. La mujer se presentó en la Fiscalía Nº 1 de San Justo, aunque nunca siguió con la demanda.

“Me arrepiento de no haber seguido. Es que a mí no me molestó más”, posteó la mujer.