lunes 17 de febrero, 2020

El infierno de mujeres víctimas de violencia obstétrica en el Hospital de Morón y un reclamo abierto por justicia

Primer Plano Online se adentró en las historias de embarazadas que perdieron a sus hijos, hijas o que quedaron con secuelas para toda la vida. Acusan a médicos de “trato deshumanizado” al momento del preparto, parto y postparto. La insólita respuesta del Poder Judicial.

Las mujeres denunciantes fueron recibidas por el intendente Lucas Ghi y por la diputada nacional Mónica Macha

Un grupo de mujeres cuyas identidades reales se mantienen en reserva viene denunciando -desde hace al menos cuatro años- diversas formas de violencia obstétrica de la que fueron víctimas en el Hospital de Morón.

Son mamás reales, de carne y hueso, que perdieron lo más preciado que un ser humano puede tener. Son mujeres desgarradas internamente, aunque sus rostros también evidencian el dolor que atraviesan. Son víctimas de hechos que conmueven a través de sólo conocer las historias. Y claman justicia.

Primer Plano Online dialogó con abogadas y profesionales de otras disciplinas que las acompañan en el proceso. La documentación adjuntada y el testimonio de las mujeres es contundente. Incluso el dictamen de la Defensoría del Pueblo de la Nación, organismo ante el cual denunciaron “el trato deshumanizado al momento del preparto, parto y postparto” recibido por las víctimas.

Lo afirman en lenguaje inclusivo: “en algunos casos, eso conllevó la muerte de nuestres hijes y/o la mutilación de nuestros úteros, generando daños físicos, psicológicos y morales irreparables para nosotras, nuestres hijes y nuestros grupos familiares”. Sacaron coraje y filmaron un video impactante, con sus testimonios.

Después de hacer sus respectivas exposiciones, la Defensoría del Pueblo de Nación concluyó que “con facilidad se advierte que en Hospital Municipal de Morón hubo siete (7) casos severos que exceden los derechos que reconoce la Ley de Parto Respetado (Ley 25.929) o la Ley de Protección Integral de las Mujeres (26.548) que en su artículo 6º inciso e, castiga la violencia obstétrica”.

Los casos son diferentes, pero cada uno de ellos refleja situaciones que ameritan la intervención judicial. Real es que las denuncias por mala praxis suelen caer en saco roto y es muy difícil que la justicia se expida en favor de las víctimas. Pero acá no se trata de un caso sino de la reiteración de una conducta profesional. Eso es lo que se pone en debate. Y que el propio intendente Lucas Ghi prometió analizar junto a su equipo.

El principal reclamo que le hicieron llegar al jefe comunal es que “se abran los sumarios para esclarecer los hechos”, que “se tomen medidas disciplinarias que correspondan” y “que se forme una mesa de trabajo para promover cambios estructurales en el servicio de obstetricia del Hospital”. Buscan que ninguna otra mujer ni niño recién nacido tenga que sufrir violencia al momento del parto.

Resolución Defensoria Del Pueblo Sobre Violencia Obstétrica

En medio de los reclamos, una situación insólita. La única decisión de la justicia en torno a las denuncias que hubo fue una restricción perimetral de acercamiento ¡de una víctima al hospital! por el término de 90 días. La situación es más agraviante aún si se considera que la prohibición incluía a los consultorios externos, “lo que supone un perjuicio directo no solamente para D. (la denunciante) sino también respecto de su hijo B., un niño de 2 años y medio de edad quien se encuentra bajo su cuidado, quien sufre una parálisis cerebral como resultado del parto atendido en el nosocomio”.

Después de la reunión que mantuvieron con el intendente Ghi, con su secretario de Salud, Martín Latorraca, y con la diputada nacional Mónica Macha, dos mujeres más se contactaron con las abogadas que las asisten para sumar su denuncia. También por violencia obstétrica.

1 Comentario en El infierno de mujeres víctimas de violencia obstétrica en el Hospital de Morón y un reclamo abierto por justicia

  1. Esperemos.que las denuncias tomen el curso de la justicia. la violencia obstétrica es una de las violencias de género más invisibilizadas. Ahora nos ampara la ley que ya está reglamentada. Debe haber un seguimiento e información para las mujeres gestantes y sus parejas. La información es poder.

Los comentarios están cerrados.