jueves 2 de abril, 2020

El intendente itinerante sigue… de viaje: Menéndez se fue en primera clase a Río de Janeiro con una remera ultra K

El jefe comunal de Merlo computó, en su primer mandato, un total de siete vueltas al mundo tras recorrer más de 282 mil kilómetros en avión. Ahora se encuentra en Brasil, en lo que algunas voces indican es una escala para ir a ver al Papa Francisco a Roma.

Gustavo Menéndez, el intendente que tiene el récord de haber viajado kilómetros equivalentes a siete vueltas al mundo

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, sigue con su frenético ritmo de viajes por el mundo. Ahora, el mandamás reelecto en 2019 por amplio margen en su distrito se encuentra en Río de Janeiro, Brasil, hacia donde partió ayer domingo desde Ezeiza.

Vestido con una remera negra en la que se leía la leyenda ‘No fue magia’ (frase inmortalizada por Cristina Kirchner cuando dejó el poder en 2015) y con el dibujo de una mano con los dedos en V, el jefe comunal itinerante fue fotografiado por pasajeros del vuelo de Aerolíneas AR1292, que partió del aeropuerto internacional a las 10:50 de este domingo 16 de febrero de 2020.

Menéndez tiene una cuenta que es comparable a la de un presidente o canciller de cualquier país del mundo: a principios de 2018 había recorrido 282.000 kilómetros en avión, lo que representa siete vueltas al mundo. Anduvo por París, Barcelona, Nueva York y Panamá, y hasta tiene seis visitas a Roma debido a su afinada relación con el Papa Francisco, fomentando la difusión de la encíclica papal “Laudato Si” y el “Pacto de San Antonio de Padua”, que significó un acuerdo de los intendentes bonaerenses para “enfrentar el cambio climático y proteger a los sectores más vulnerables”.

El alcalde kirchnerista no negó ninguno de esos viajes, pero a todos les asignó asuntos profesionales. Incluso emprendió una gira por toda América, recalando en Paraguay, Perú, Brasil, México, Chile y Uruguay para llevar la encíclica del Sumo Pontífice. Fuentes del kirchnerismo bonaerense afirman que Menéndez habría ido a realizar una nueva visita al Papa Francisco en el Vaticano y que Brasil sería una escala, y no, un destino vacacional.