jueves 2 de abril, 2020

VIDEO – Violencia juvenil sin límites: el caso Fernando no fue un hecho aislado y se repite cada fin de semana

Una feroz pelea entre varias chicas y chicos terminó con una mujer de 20 años hospitalizada luego de recibir patadas en la cabeza pese a estar inconsciente y tirada en el piso. La locura social que no cesa, pese a la conmoción por lo ocurrido en Villa Gesell.

Patricia Suárez ya estaba desmayada cuando la joven rubia igual le asesta patadas en la cabeza, mientras detrás de ambas los varones se seguían peleando

En lo que fue otro episodio verdaderamente conmocionante, una joven de 20 años terminó hospitalizada (aunque se encuentra fuera de peligro) luego de recibir varias patadas en la cabeza estando desmayada y tirada en el piso. Pero no fue la única víctima de una violentísima reyerta entre jóvenes ocurrida a la salida de un boliche en la madrugada de ayer domingo, en pleno centro de La Plata. La irracionalidad no cesa pese al impacto público que provocó el caso de Fernando Báez Sosa, asesinado a golpes por rugbiers en Villa Gesell.

Las cámaras del sistema de monitoreo público Municipal de la capital bonaerense captaron el momento de las múltiples agresiones entre alrededor de diez jóvenes en la intersección de 4 y Diagonal 80. En la filmación, a la que accedió Primer Plano Online para compartir con sus lectores, se puede observar el momento en el que una mujer le aplica un golpe de puño a la víctima, cuando atendía a un foco de pelea entre varones. Tras el impacto, atina a darse vuelta hacia la agresora, pero cae al piso sin siquiera poder protegerse en el aterrizaje. Prácticamente desvanecida, recibió tres patadas en la cabeza de quien antes la golpeó de atrás con el puño.

El castigo no terminó en esa secuencia. Mientras un varón que intervenía en la gresca se acerca e intenta hacerla reaccionar, la mujer vuelve a la carga y le aplica otra patada. Cuando el chico intenta frenar ese nuevo ataque, aparece en escena otro varón que le descarga una lluvia de trompadas. Entonces, la agresora aprovecha para lanzar otro puntapié. En esos segundos le quitó un celular a la víctima.

Las agresiones se detienen cuando llegan la ambulancia y un patrullero. Nadie se mueve del lugar mientras el equipo médico carga a la joven en una camilla. Según informaron fuentes de la Policía y del Ministerio de Salud al diario El Día, la víctima de la golpiza, identificada como Patricia Suárez, sufrió un “trauma encéfalo craneal leve, con cefalohematoma en la región temporal izquierda, sin deterioro de su nivel de conciencia”.

Los efectivos policiales que intervinieron arrestaron a cuatro varones de entre 19 y 22 años, y una menor de 17 años. En la Policía y la Justicia coincidían ayer en señalar que es quien aplicó los golpes a Suárez.