lunes 25 de mayo, 2020

Contagio masivo de coronavirus en Moreno: le denegaron la excarcelación al acusado y el próximo martes deberá declarar por medios electrónicos

El fiscal federal Santiago Marquevich se opuso al pedido de la defensa de Eric Torales, quien fue a la fiesta de 15 de su prima recién llegado de los Estados Unidos y contagió a más de 20 personas de coronavirus. Por ese hecho, entre otros infectados, murió su abuelo.

Eric Torales publicó en su cuenta de Instagram una foto con barbijo en el aeropuerto de Ezeiza, al retornar al país

Se complica la situación del joven Eric Torales, acusado de haber contagiado masivamente de coronavirus a personas con las que coincidió en el cumpleaños de 15 de su prima en Moreno tras retornar de los Estados Unidos y no respetar la cuarentena obligatoria que ya había determinado el Poder Ejecutivo nacional para quieren volvían al país desde el exterior.

El fiscal federal Santiago Marquevich se opuso al pedido realizado por el defensor oficial del joven, el abogado Guillermo Tiscornia, para que cese la prisión domiciliaria en la que se encuentra. El juez Néstor Barral, a cargo de la causa, le dio la derecha al fiscal y mantuvo esa condición para el imputado. Además, fijó audiencia para el martes próximo, 14 de abril, para que preste declaración por medios electrónicos ante las autoridades judiciales.

Los cargos en contra de Torales son infracciones a los artículos 202, 205 y 84 del Código Penal. El primero de ellos es el que tiene la pena más grave que enfrenta el joven: “será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”, establece la norma. El 205, por su parte, indica que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Por último, se agregó en la imputación la violación al artículo 84, a partir de la muerte de su abuelo luego de contraer Covid-19. Esa normativa señala que “será reprimido con prisión de uno a cinco años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco a diez años el que por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo causare a otro la muerte”. En rigor, se lo considera responsable de homicidio culposo, dado que la muerte de su familiar se debió al contagio del virus que él propagó en esa fiesta.