Thursday 13 de August, 2020

Inédito: marchan empresarios y trabajadores del sector gastronómico para pedir protección

Será el miércoles 22 de julio, en medio de la desesperación por los casi cinco mil empleados del sector que están sin poder prestar servicio y que ven peligrar su fuente de ingreso. Hasta la Escuela de Gastronomía del sindicato, que funciona en Morón, tuvo que cerrar sus puertas por no poder pagar el alquiler.

Para el sindicalista gastronómico Domingo Bruno, la actual "es la peor crisis en la historia” para el sector

En un hecho verdaderamente inédito, empresarios y trabajadores del sector gastronómico marcharán el miércoles 22 de julio a Plaza de Mayo para reclamar “medidas de protección”. Así lo confirmó a Primer Plano Online Domingo Bruno, secretario general de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA) de la región oeste.

“Nosotros no hablamos de normalidad ni de una apertura total, sino de una protección al sector, aunque más no sea económica. Algo tiene que haber: no puede ser que sigan cerrando las empresas y sigan los trabajadores sin cobrar nada. Si hasta los desocupados cobran”, enfatizó Bruno.

Según consignó el dirigente sindical, hay cinco mil hombres y mujeres que actualmente están impedidos de desarrollar sus tareas producto de la inactividad en la que está inmersa el rubro gastronómico. Eso se puede comprobar fácilmente, con los aportes de trabajadores activos al gremio. “Es la peor crisis en la historia”, estimó Bruno. Y precisó: “los únicos que están aportando son las concesiones de hospitales y clínicas. El resto, nadie”.

En Morón, por ejemplo, ya cerró definitivamente el restaurante Le Barón, ubicado en pleno centro del distrito, frente a la plaza central. Otros comercios similares corrieron la misma suerte o están a punto de cerrar en distintos puntos de la región. La delegación de UTHGRA del oeste abarca La Matanza, Morón, Moreno, Merlo, Ituzaingó y Hurlingham, todos emplazados en una región del conurbano en donde lejos se está de flexibilizar la cuarentena.

Hay una incógnita adicional que tienen los trabajadores, y que manifiestan a su representación sindical. Muchos locales mantienen sus puertas cerradas a la espera de volver a la actividad, cosa que nadie sabe a ciencia cierta si ocurrirá el día que tengan la venia para hacerlo. Las deudas se acumulan y la incertidumbre crece.

Un dato ejemplifica la desesperación del sector: el gremio tuvo que cerrar la Escuela de Gastronomía, que funciona en Morón. “No podíamos pagar ni el alquiler”, definió Bruno. Por eso, presentó su reclamo a las autoridades municipales pidiendo apertura, con protocolos y cuidados, de la actividad comercial, para que el sector empiece a intentar asomar la cabeza. “Con lo que está autorizado actualmente, los negocios no cubren ni los gastos mínimos”, cerró.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram