Wednesday 28 de October, 2020

INFORMACIÓN EXCLUSIVA-Condenaron a un kinesiólogo que abusó de una paciente en Ituzaingó: no irá a la cárcel, pero quedó inhabilitado de por vida

La justicia de Morón dio por acreditado que Oscar Raimundo González apoyó sus partes íntimas sobre el cuerpo de una joven que se estaba haciendo atender. Detalles de una historia escabrosa.

Condena a kinesiólogo
El sujeto recibió la pena de ejecución condicional por abuso sexual simple contra una paciente (foto sólo ilustrativa)

El juez en lo Correccional Nº 1 de Morón Daniel Leppen condenó a la pena de dos años de prisión condicional e inhabilitación perpetua para ejercer la profesión al kinesiólogo y osteópata Oscar Raimundo González (41) por considerarlo autor del delito de abuso sexual simple cuya víctima fue una paciente que se fue a hacer atender al centro médico en el que el sujeto trabajaba. La chica también era estudiante de kinesiología.

Según se pudo comprobar a lo largo del juicio, la denunciante (cuya identidad será preservada) se encontraba recostada de espaldas sobre una camilla del box de atención con su remera levantada a la altura del corpiño. En un momento la mujer giró y vio al kinesiólogo con los pantalones y la ropa interior baja y su miembro viril erecto. Al percatarse, la joven se incorporó de inmediato, tomó sus ropas y salió corriendo del lugar.

“Me hizo acostar en camilla y, mientras me hacía masajes en espalda con una mano, comencé a sentir algo extraño en la zona lumbar. Al principio pensé que era su otra mano, pero cuando sentí que comenzó a masajearme con las dos manos y que seguía sintiendo ese algo en la cintura, me di vuelta y vi que él estaba con sus pantalones y el calzoncillo bajos y con su pene erecto. Eso era lo que me estaba apoyando al costado de mi cuerpo. Entonces, él se subió rápido los pantalones y me dijo ¿qué pasó? ¿qué pasó?», narró la joven.

Su relato quedó establecido en la denuncia original, realizada a menos de dos horas de sucedido el hecho, que data del 12 de enero de 2017 a las 17. Su testimonio se plasmó en la presentación que realizó la víctima a las 18.55 en la Comisaría de la Mujer de Ituzaingó. Tras lo sucedido, el kinesiólogo ahora condenado suspendió todos los turnos y se retiró del lugar, ubicado en el centro de ese distrito.

Sentencia a kinesiólogo

El magistrado que intervino en la causa basó su determinación, entre otros elementos, en lo dictaminado por la perito oficial que indagó a la chica. La profesional aseguró que la víctima posee un “relato coherente y sin fabulaciones” y que mantuvo hasta el final del trámite judicial. Es más: en un párrafo de la sentencia también cita lo expresado por una de las trabajadoras administrativas del centro kinesiológico, que habló de la manera en que la denunciante se retiró del consultorio.

“Me llamó la atención que (la víctima) saliera antes de la zona de los consultorios y visiblemente nerviosa. Habrá estado ahí más o menos 15 minutos. Yo entonces la seguí para saber qué le sucedía y ella me dijo que González la había estado apoyando y que por esa razón iba a hacerle una denuncia”, declaró la empleada.

Como secuelas psicológicas posteriores al hecho, la víctima reportó signos y sintomatologías propias de situaciones de estrés postraumático, traducidas en sensaciones de asco, rechazo y necesidad de lavarse en forma repetida para liberarse de la sensación desagradable que sentía en su cuerpo, no habiendo vuelto a usar la ropa que tenía puesta el día en que fue abusada: short color naranja de running, una musculosa negra y un par de zapatillas azules, según consta en el expediente.

Adujo que también sintió al principio un rechazo general por la carrera de Kinesiología que había comenzado a cursar en la universidad, fundamentalmente en materias emparentadas con el hecho, como por ejemplo «anatomía», llegando incluso a no presentarse a rendir dos exámenes.

Kinesiólogo condenado fallo

La perito oficial también dictaminó que el profesional condenado presentaba “por un lado una fachada controlada, distante y formal”, mientras que, por el otro, “tiene una personalidad con impulsos descontrolados y disociados, con una expresión afectiva poco espontánea y proclive a perder de vista las necesidades ajenas”.

El fallo, si bien no lo manda a la cárcel, le impide para siempre a Oscar Raimundo González ejercer la profesión de kinesiólogo, terapeuta físico y osteópata. Consultado por Primer Plano Online, el fiscal de Ituzaingó Marcelo Tavolaro, se mostró sitisfecho con la condena. Además, la resolución judicial obliga a González a pagar las costas del trámite judicial, a fijar residencia y a someterse al cuidado del Patronato de Liberados bonaerense. Sobre el tipo de sentencia aplicada, el juez Leppen concluyó: “a mi criterio se tornaría inútil el cumplimiento efectivo de la condena por parte del acusado, toda vez que su escasa peligrosidad para la comunidad en general me permite presumir su muy posible recuperación social”.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram