Friday 1 de July, 2022

Ituzaingó: un barrio sin gas en plena ola de frío por disposición de la empresa Naturgy

Son varias cuadras afectadas por la determinación de la prestataria del servicio domiciliario. Pasa personal de la compañía a colocar cepos cuando detectan alguna fuga de fluido. El problema viene con la rehabilitación del servicio: cuesta entre 15 y 27 mil pesos por vivienda.

El cepo rojo que instala Naturgy en los medidores y que luego se puede sacar únicamente por un gasista matriculado

Varias casas del barrio Iparraguirre, en Ituzaingó sur, se quedaron sin servicio de gas por disposición de la empresa Naturgy. Con la llegada de las bajas temperaturas, familias enteras se encontraron con la conexión domiciliaria interrumpida por un cepo que impide que el fluido llegue a los artefactos.

Sin aviso previo, vecinas y vecinos se encontraron con el llamativo dispositivo de color rojo en sus medidores. Primer Plano Online pudo constatar que en Caaguazú y Quiroz, por ejemplo, son al menos cinco propiedades en la que no tienen gas.

Lo que más urticaria provoca en las personas que tienen esta desagradable sorpresa es la exigencia para rehabilitar la conexión: desde la empresa exigen que un gasista matriculado revise la instalación para quitar el cepo. Los servicios de un profesional, con los elementos que en la mayoría de los casos deben comprar, tiene un costo de entre 15 mil y 27 mil pesos.

Si bien este medio estuvo en el barrio, la mayoría de las personas afectadas prefirió no hacer declaraciones por temor a represalias de la empresa. Lo que sí contaron es cuál es la metodología instrumentada por la compañía: cuando alguien detecta una pérdida, principalmente por olor a gas, llama al número que aparece en la factura y un operador se acerca al domicilio.

“Cuando vienen a ver, trabajadores que parecen ser tercerizados, informan que hay que cambiar el regulador que sólo cuesta $3.000, pero sin avisarnos coloca un cepo y le corta el gas a la casa. Deja una nota que debe colocarlo un matriculado y los matriculados para ese trámite dicen que tienen que entrar al domicilio revisar todo y recién avisar que un inspector autorice a volver a tener gas. Todo eso tiene un costo de entre $ 15.000 y $ 27.000. Y varios días sin gas con estas temperaturas”, describieron.

Así pasa con varias casas en donde sus habitantes, de buena fe, piden a la empresa una suerte de revisión para evitar siniestros y la respuesta de Naturgy es un cepo: es decir, corta el gas para impedir fugas. Pero, en rigor, lo que hace la prestataria es pasarles el problema a las familias. Y, literalmente, dejarlas sin gas. “¿Por qué no cambian el regulador sin poner el cepo en el medidor y me lo cobran en la próxima factura?”, se preguntó una vecina, indignada por no contar con el servicio.

A veces los gasistas son generosos y ofrecen que les paguen su servicio en cuotas. Incluso hay quienes buscan esquivar ese cepo y lo terminan sacando, con el peligro que eso implica. Además, porque si Naturgy detecta que alguien hizo eso directamente retira el medidor y todo empeora.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram