Saturday 10 de December, 2022

Jorge Vázquez, el obispo de pueblo que se embarra los pies para estar en los rincones donde ni la política llega

“Caminamos juntos con el pueblo para escuchar la realidad, compartir sus alegrías, tristezas y luchas”, reflexionó el obispo de Morón durante una entrevista exclusiva en Primer Plano. La búsqueda de sintonizar con las problemáticas de la ciudadanía, asista o no a la iglesia.

Un obispo de pueblo: Jorge Vázquez y sus encuentros con las populosas barriadas de la Diócesis

A Jorge Vázquez no le gusta mucho esto de brindar entrevistas. Prefiere, afirma, trabajar para su pueblo, estar activo en las necesidades de la operatividad de la iglesia y recorrer barrios para escuchar de primera mano lo que sucede. Suele llegar a lugares a los que ni la política asoma sus narices.

No importa quién sea su interlocutor. Es que, en última instancia, se trata de tomar sus experiencias, poder asimilarlas y entender que “compartimos la misma vida”. Sea quien sea la persona que tiene frente a sí, la idea que desarrolla en la Diócesis de Morón, que también abarca a Ituzaingó y Hurlingham, es no dejar rincón por visitar.

Caminamos juntos con el pueblo para escuchar la realidad, compartir sus alegrías, tristezas y luchas”, reflexionó el obispo durante una entrevista exclusiva en Primer Plano, mano a mano con Adrián Noriega en los estudios del canal Somos, de Flow.

Vázquez también empatiza con la noble función de ser obispo tomando como ejemplo al Papa Francisco, su referente de conducción de la feligresía. De hecho, recordó el encuentro multisectorial del que participó con dirigentes sindicales, empresarios, políticos, autoridades municipales de los tres distritos sin grieta.

O citó como ejemplo la fiesta del Corpus Christi del 8 de junio pasado, que fue realizada en el corazón del barrio Carlos Gardel, “ahí, en el medio de la villa”, rememora. “Luego fuimos en caravana al hospital Posadas para dar la bendición a los enfermos”, destacó. De eso se trata la fe, de embarrarse los pies para estar cerca que quien lo necesita.

Y deja una mirada sobre la fe, en momentos de una gran apatía colectiva, tendiente mucho más a mirarse al ombligo del sálvese quien pueda que a pensar en el prójimo. Sobre eso sintetizó una idea: “Para los pobres es más fácil creer, pero en los ricos tenemos el tema, en esta sociedad consumista, que es el vacío que eso produce, porque no satisface, no llena”. “Y siempre hay la búsqueda de algo que le de sentido a la vida, algo que se ve mucho con los jóvenes”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram