Sunday 25 de September, 2022

El juego que terminó con un tiro en la cabeza y la duda: ¿qué pasó con Thomás?

El muchacho, de 18 años, murió tras agonizar algunas horas. Su familia exige que se active la investigación para determinar si el disparo se lo ejecutó él mismo o uno de los amigos con los que estaba. “Necesitamos que se haga justicia y que se nos despejen todas las dudas”, señaló su papá.

Thomas tenía 18 años y una vida por delante: un tiro en la cabeza terminó siendo letal

La familia de Thomás Spraggon inició un fuerte reclamo por justicia, para que al menos se esclarezca qué fue lo que pasó con el chico de 18 años que falleció luego de recibir un disparo en la cabeza en circunstancias que no están claras.

El chico estaba con dos amigos en la casa de uno de ellos, en Villa Tesei, cuando el dueño de la vivienda supuestamente le dio un arma para que se la apoye en la cabeza. “Era un juego”, señaló el papá de la víctima, Cristian Spraggon, exjugador de varios equipos del fútbol del ascenso.

La angustia que atraviesa la familia por estas horas es que, a siete meses del hecho, ocurrido el 15 de enero de este año, todavía no se completaron las pericias de rigor para determinar si se trató de un disparo que se autoejecutó su hijo, lo que técnicamente sería un suicidio, o si uno de los jóvenes que estaba con él fue quien gatilló el arma homicida.

“Nuestra deducción es que el dueño de casa le sacó el arma y le disparó”, contó Cristian a Primer Plano Online. Es que aquella madrugada, mientras él trabajaba como recolector de residuos, recibió un llamado telefónico de su hermano para presentarse en la comisaría de Villa Tesei, en donde estaban alojados los dos chicos que acompañaban a su hijo.

“Mientras mi hijo era llevado al hospital, ellos declararon que el arma era mía, que a Thomas lo habíamos echado de casa, que se había peleado con la novia y que se suicidó. Nada de eso es cierto”, describió Cristian. En paralelo, otros chicos que habían estado con su hijo también se presentaron en la dependencia policial y dieron una versión completamente distinta del estado de ánimo de la víctima.

El fiscal Walter Leguisamo, de la Fiscalía Nº 2 de Morón, secuestró los celulares de los dos testigos del hecho y del propio Thomas. Además, según pudo saber Primer Plano Online, está a la espera de la realización de pericias que resultarán clave para develar el misterio. Entre otras el dermotest practicado en las manos de los tres muchachos: el fallecido y sus amigos.

La fecha para que se haga ese análisis no la pone la justicia sino el laboratorio y es de importancia porque servirá para determinar si en las manos de los otros chicos había restos de pólvora. Además, resta analizar el contenido de los teléfonos incautados a ver si surge algo.

“Nosotros queremos saber qué pasó esa noche. No nos van a devolver a Thomas, pero es insoportable seguir viviendo con esta duda. Sólo ellos tres saber qué ocurrió y mi hijo ya no puede contarlo”, cerró Spraggon padre.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram