Wednesday 23 de September, 2020

Juguetes y golosinas a cambio de una sonrisa: la familia de Ituzaingó que celebró a la niñez

Son los Larrachado, conocidos en su barrio por la solidaridad que despliegan para esta fecha a partir de una iniciativa de papá Luis Francisco, a la que se sumaron su esposa y siete hijos. Ecos de una jornada inolvidable en plena pandemia.

Los Larrachado entregaron 220 paquetes con golosinas y 200 juguetes entre niños y niñas del barrio Vitacal de Ituzaingó

Una familia de Ituzaingó salió a regalar juguetes y golosinas a niños y niñas de su barrio a cambio de una sonrisa. Son los Larrachado, hombres y mujeres con historia en el distrito, que ayer caminaron por las calles del distrito para regalar a la niñez en su día. En la previa juntaron donaciones de otros nenes y nenas del barrio, sobre todo de elementos de diversión que ya no usaban y los acondicionaron para que otros pares los puedan disfrutar.

Luis Francisco Larrachado fue el promotor inicial de la movida, que ayer domingo se realizó por quinto año consecutivo. Siempre cuenta con el respaldo incondicional de su esposa y sus siete hijos. Armaron bingos en los que sortearon pasta frolas, artesanías, bolas de fraile, todo casero y preparado por ellos mismos, y con todo lo recaudado compraban regalos y golosinas.

Pero a este 2020 le debieron encontrar una vuelta más: es que, debido a que mucha gente tiene serias dificultades económicas por falta de trabajo o de ingresos, entonces hubo que apelar a la solidaridad. “Se nos complicó, porque mucha gente está sin trabajo y creíamos que iba a ser difícil. Entonces encontramos la faceta solidaria con todo aquello para la niñez que pudieran donar”, contó María, una de las integrantes de la numerosa familia, a Primer Plano Online.

Con lo que pudieron armar, que fueron 200 paquetes con juguetes y 220 con golosinas, salieron a recorrer por las calles del barrio Vitacal e hicieron ruido, mucho ruido. Con los cuidados recomendados por las autoridades sanitarias, antes de entregar los regalitos los desinfectaban con alcohol (pese a que ya lo habían hecho antes de arrancar), usaron barbijos y máscaras faciales y trataron de que se respete la distancia social.

“Salió como queríamos. Lo pudimos hacer una vez más. Queremos agradecer a toda la gente que colaboró, porque hubo muchos chicas y chicos que hicieron limpieza de baúl e hicieron felices al resto. Pudimos repartir 200 juguetes y 220 bolsitas de golosinas. El corazón lleno nos quedó”, cerró María, que logró incluso hacer participar de la iniciativa solidaria a su propio empleador.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram