Wednesday 18 de May, 2022

Un jurado popular declaró culpable a motochorro acusado del crimen de un adolescente de 13 años en Laferrere

Ahora se espera la audiencia de cesura del juicio, en donde el fiscal no tiene otro camino que pedir la pena de prisión perpetua para el imputado, que permaneció prófugo por casi dos años. A Martín Alejandro Leguizamón le pegaron un tiro por la espalda cuando resistió el robo de su morral mientras caminaba por la calle, en la puerta de una escuela.

El tribunal popular debió deliberar por varias horas para llegar al veredicto unánime

Un jurado popular declaró culpable del homicidio del adolescente Martín Alejando Leguizamón, de 13 años, a uno de los dos imputados por el hecho, ocurrido el 22 de diciembre de 2017 en la localidad de Laferrere, partido de La Matanza.

Se trata de Leonardo Gabriel Ferrer (23), quien permaneció prófugo de la justicia durante casi dos años hasta que finalmente fue arrestado por personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Cabe recordar que por ese crimen ya había sido condenado a perpetua Luis Alberto Soto (37), el otro motochorro que atacó a la joven víctima, considerado autor penalmente responsable del homicidio agravado criminis causa del menor.

La justicia había logrado reunir pruebas en torno al hecho para inculpar a Soto y a Ferrer como los asesinos que le quitaron la vida al jovencito de un balazo que le ingresó por la escápula. Según la instrucción del caso, Leguizamón caminaba por la calle Río Cuarto, entre Murguiondo y López May de Laferrere cuando fue sorprendido por los delincuentes, que se movilizaban en moto.

Leonardo Gabriel Ferrer (23), alias ‘Chan’, fue declarado culpable y el fiscal del juicio pedirá perpetua

El acompañante (Ferrer) descendió del rodado, apuntó a la víctima con un revólver y le exigió la entrega de sus pertenencias, entre ellas un morral que llevaba en la cintura, pero el muchacho se negó. Fue en esas circunstancias que el atacante sacó un arma de entre sus ropas y le efectuó al menor un disparo por la espalda que resultó mortal para Leguizamón para luego escapar.

Desde ese entonces, la investigación desarrollada por el fiscal Marcos Borghi permitió la identificación de ambos asesinos. El primero de ellos fue detenido al poco tiempo, juzgado y condenado. Pero al segundo de ellos, Ferrer, como permaneció prófugo tanto tiempo hubo que realizarle un nuevo proceso, y tal como es su derecho solicitó que sea por el mecanismo de juicio por jurados.

El relato de un testigo presencial del sanguinario ataque, que fue amenazado por Ferrer con la frase “para vos también hay” mientras se subía a la moto en la que escapó, el relato de otra adolescente que conocía al chico asesinado y que vio la secuencia y el dato aportado por amigos de la víctima, que describieron que uno de los asesinos era un hombre “con una cicatriz en la cara” y “el otro era blanquito”, la pesquisa se orientó hacia la búsqueda de los autores en cercanías del lugar.

Esa joven declaró en el juicio ante el tribunal popular por videoconferencia desde la cama de un sanatorio porteño, dado que está internada por una repentina enfermedad renal grave. Su relato fue contundente sobre cómo sucedieron los hechos y un dato de color: mientras el imputado señaló que estaba -al momento del crimen- en una obra trabajando como albañil, el fiscal del debate, Carlos Luppino, le pidió que muestre sus manos al jurado, un elemento que mostró que al menos a esa profesión no se dedicó nunca.

Como se sabe, para lograr una condena a través de este mecanismo es indispensable convencer a todas las personas que integran el tribunal popular y alcanzar la unanimidad. Sin embargo, pese a todos los elementos reunidos y ventilados en el debate, el jurado se estancó en once votos. No había acuerdo luego de dos rondas de votación.

La Fiscalía insistió en promover la acción penal contra Ferrer y el juez Eduardo Sbriz, a cargo del juicio, ordenó al jurado una nueva y última votación para definir el destino del imputado. Así se logró la unanimidad de los doce votos y el veredicto de culpabilidad. Ahora es el fiscal Luppino el que debe solicitar el monto de la pena, que no es otro que perpetua por homicidio criminis causa, y es el magistrado el que deberá dar su veredicto. La audiencia de cierre será el viernes 13 de mayo.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario