Saturday 3 de December, 2022

El jurado popular declaró culpable a Nadia Navarro por el crimen de Alejo Oroño: le dieron 13 años de prisión

La sentencia la determinó el juez Carlos Torti, del Tribunal Oral Criminal Nº 4 de Morón, tras el voto unánime de los jurados. La figura que le imputaron fue la de homicidio agravado por la relación de pareja mediando circunstancias extraordinarias de atenuación.

Nadia Navarro Montenegro fue condenada a trece años de prisión por el crimen de Alejo Oroño

El juicio por jurados por el crimen de Alejo Oroño en Hurlingham terminó con un veredicto de culpabilidad votado de manera unánime por el tribunal popular y una condena a 13 años de cárcel a Nadia Navarro Montenegro, la exmujer del joven asesinado, quien le asestó una puñalada mortal en el pecho en medio de una discusión.

Como es costumbre, Primer Plano Online fue el único medio presente en las audiencias de un debate que se tornó apasionante por todo lo que se ventiló allí. Luego del voto de los jurados, el juez Carlos Torti, del Tribunal Oral Criminal Nº 4 de Morón, determinó en monto de la pena en orden al delito de homicidio agravado por la relación de pareja mediando circunstancias extraordinarias de atenuación.

A lo largo del debate se escucharon voces a favor y en contra de la joven acusada del crimen, un dato fáctico sobre el que no hubo dudas jamás. De hecho, lo que se dio por probado al comenzar el juicio, en palabras del fiscal Patricio Pagani, es que Alejo fue asesinado de una puñalada que le asestó Nadia con un cuchillo Tramontina con una hoja de 12 centímetros de longitud en la madrugada del 10 de febrero de 2021.

El funcionario habló de la “contundencia” de la prueba reunida en la instrucción, principalmente del video captado en las puertas del supermercado chino de la calle Bustamante al 2.300. “Se trata de un homicidio agravado por la relación de parentesco”, afirmó. La puñalada fue justo en el pecho, donde Alejo tenía tatuado el nombre del hijo de ella, al que crió como propio pese a conocer a su mamá estando ya embarazada.

Lo que sí se discutió es si el crimen fue producto de una acción ejecutada por una mujer que “venía siendo sometida desde hace mucho tiempo”, como planteó su defensor oficial, Eduardo Pechia, o si, como describieron los abogados de la familia Oroño, Fernando Soto y Ariel Giménez, “la alevosía con la que actuó Nadia merece la condena más dura que establece el Código Penal”.

Amigas de la imputada dieron su versión de los hechos y detallaron que el muchacho ejercía violencia sobre la joven, que no sólo era física y verbal sino también económica, porque le sacaba el dinero que ella percibía por la Asignación Universal por Hijo para “comprar drogas”. Además, hablaron de una restricción perimetral de acercamiento que Alejo tenía para con ella luego de atacar a piedrazos la casa de su suegra, mamá de Nadia. Un detalle: una de las testigos propuestas por la defensa tiene como antecedente haber apuñalado a su pareja, aunque no le dio muerte.

La familia Oroño, por su parte, desmintió esas expresiones y ratificó en el juicio lo que indicó desde que el caso tomó luz en la esfera pública: era Alejo la víctima de la violencia ejercida por Nadia, a quien incluso quiso denunciar en alguna ocasión pero como los policías “se le reían en la cara” no lo hizo. Leonel, hermano del asesinado, definió a su excuñada como una persona “muy celosa”, a la que le costaba poco reaccionar con violencia frente a casos que no lo ameritaban.

Leonel Oroño y Paula Bringas, hermano y mamá de Alejo, el joven asesinado por su pareja

Peritos psicóloga y psiquiatra coincidieron en señalar la personalidad de Nadia como una persona con “muy baja tolerancia a la frustración”, lo que la lleva a actuar “con impulsividad”, es decir, ejecuta y luego reflexiona sobre lo que hizo. Asimismo, subrayaron “la falta de empatía” con Alejo, ya que en todo momento manifestó preocupación por su detención y qué pasaría con su hijo, pero no arrepentimiento por haber matado a su pareja.

Ese testimonio fue un elemento clave a la hora de evaluar su conducta, debido a que también confirmó que la joven no es inimputable: tiene sus facultades para decidir qué hacer. Incluso la psiquiatra analizó el video y coincidió con la médica que realizó la autopsia en que Nadia buscó el momento para atacar a Alejo y no fallar en el intento. “La fuerza que tenía esa puñalada le atravesó corazón y pulmón. No fue una actitud defensista sino que se aseguró matarlo”, concluyeron.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram