Wednesday 3 de March, 2021

Justicia, colapso y puerta giratoria: la mirada de quienes aplican las leyes cada vez con menos herramientas

El fiscal Matías Rappazzo, presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales de Morón, conversó con Adrián Noriega sobre los condicionamientos que padecen a la hora de intervenir en la multiplicidad de causas que investigan. Mirá el video.

Matías Rappazzo
Matías Rappazzo y una cruda crítica sobre el funcionamiento de la justicia

Hace unos días, Primer Plano On Line publicó una carta que sonó algo así como un grito desesperado de parte de jueces y fiscales bonaerenses. En un contexto en donde crímenes de fuerte impacto general, como fue el caso de Abril Bogado, la nena de 12 años asesinada en La Plata por un delincuente que debería haber estado preso, los hombres que se desempeñan en el servicio de justicia hablaron de un sistema desbordado y un contexto en el cual “nuestros conciudadanos siguen pensando que es un problema de los funcionarios y de los magistrados”.

En ese marco, el programa periodístico Primer Plano convocó al titular de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales de Morón, Matías Rappazzo, para conocer su mirada y analizar cuáles son las condiciones en que llevan adelante su trabajo. En una entrevista con Adrián Noriega en la que habló de la falta de herramientas, de saturación de causas, salarios magros y falta de autarquía para manejar sus propios recursos, a diferencia de los otros poderes del Estado, el fiscal también hizo hincapié en la construcción social sobre el desempeño de los encargados de aplicar las leyes.

“Las cárceles están devastadas, con una infraestructura edilicia aberrante de hacinamiento para los presos. Pero además no escapa a que es una cuestión en la que resulta imposible una solución inmediata, porque uno no puede decir que hace una cárcel de un día para el otro”, detalló Rappazzo, al tiempo que afirmó: “Cuando hablamos de que hay mucha puerta giratoria, hay que entender en que es la época en que mayor cantidad de presos hay en la provincia de Buenos Aires, 37 mil en total”.

En rigor, según datos de organismos locales e internacionales, se calcula que la superpoblación carcelaria llega al 200 por ciento de la capacidad instalada y un “número inaceptable” de personas detenidas en comisarías. “La Policía está para seguridad, no para custodiar presos”, puntualizó el fiscal.

Y también profundizó su observación respecto del sistema en relación a las libertades condicionales de los detenidos. “Las penas son temporales y no las aplican los jueces porque se les ocurre sino que se aplican porque están en un código que fue armado por legisladores. Cuando uno habla de libertad asistida o condicional, eso no es un invento de los jueces sino algo establecido en el código. Y la gente tiene que entender que esa persona que quizá como sociedad no queremos que esté al lado nuestro, en algún momento viene a vivir al lado nuestro. La discusión es si lo hace antes o después”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram