Tuesday 1 de December, 2020

“Justicia” y “escuelas seguras”, el reclamo de la comunidad educativa de Moreno a tres meses de la explosión

Docentes, padres y sindicalistas de gremios de la educación marcharon hasta el edificio del colegio Nº 49, que estalló el pasado 2 de agosto y provocó las muertes de Sandra Calamano, la vicedirectora, y Rubén Rodríguez, uno de los auxiliares del estabelcimiento. La emotiva carta que escribió el actor de la miniserie Merlí.

Marcha por Sandra y Rubén
La comunidad educativa de Moreno se movilizó masivamente para recordar a las víctimas de la fatal explosión

A tres meses de la explosión en una escuela del municipio bonaerense de Moreno donde murieron una docente y un auxiliar, sindicatos de educadores realizaron una marcha para reclamar «justicia y escuelas seguras». Los docentes reclamaron con su movilización «justicia” y “escuelas seguras», mientras el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Suteba promovió un «sirenazo» a las 8.06, hora de la explosión, en todas las escuelas de Moreno para pedir a cada Jefatura Distrital, «el cumplimiento de los 12 puntos para que las escuelas sean un lugar seguro».

«A 90 días de una tragedia que pudo evitarse, hay cerca de 250 escuelas en Moreno que siguen sin clases», dijo Mirta Petrocini, de la FEB, durante la movilización. Y agregó que “este es el año más penoso y triste que viví como docente y representante de los docentes. Esta tragedia pudo evitarse si escuchaban nuestros reclamos, pero nos respondieron con rejas en la cara en la gobernación y en la Dirección General de Cultura y Educación».

Marcha por Sandra y Rubén
La mamá de Sandra Calamano plantó un rosal en el cantero que hizo el papá al pie del mural en homenaje a Sandra y Rubén

En la misma línea se expresó su par de Suteba, Roberto Baradel: «Sandra y Rubén tendrían que estar acá, defendiendo la Educación Pública. Estamos aquí para recordarlos y hacerles un homenaje, pero también para denunciar que el gobierno no está haciendo lo que debe, que es convertir las escuelas en lugares seguros, y por eso vamos a seguir luchando».

«Muchas escuelas tienen suspendidas las clases porque las empresas de luz y de gas demuestran que no están en condiciones», señaló el titular de Udocba, Miguel Ángel Díaz, y agregó que «400 servicios educativos están suspendidos, 20 mil alumnos están sin clases y esto no es noticia».

Sin embargo, desde la Dirección General de Cultura y Educación desmintieron el dato y aseguraron que, de las 264 escuelas del distrito de Moreno, 240 dictan clases o realizan actividades pedagógicas y que permanecen cerradas 24 escuelas. «Alli unos 20.000 alumnos concurren a diario a diversos lugares dispuestos por esos colegios en donde los docentes realizan un seguimiento del aprendizaje y de las diversas tareas que les encomiendan, la mayor parte de ellas via Internet», informó una fuente gubernamental según reprodujo la agencia Télam.

LA EMOTIVA CARTA DEL ACTOR DE MERLÍ

Marcha por Sandra y Rubén

Francesc Orella, el actor que interpretó al genial Merlí en la exitosa serie catalana de Netflix, en la que encarnaba a un poco habitual profesor de filosofía, recordó en un texto para La Garganta Poderosa a los docentes argentinos Sandra Calamaro y Rubén Rodríguez, al cumplirse tres meses de su fallecimiento.

«Cuando supe que habían muerto, me quedé paralizado, me sentí una piedra. Y cuando me contaron las persecuciones que sufren las maestras y maestros de Moreno, sinceramente, me dieron ganas de vomitar», comenzó Orella, en un texto titulado «A la democracia le faltan Sandra y Rubén». «No caben esos crímenes, ni esas amenazas, en el marco de ninguna democracia. Y en todo caso, si lo es, hablamos de una democracia enferma. Pues resulta evidente que hoy estamos rodeados de mierda, no sólo en Argentina sino en el mundo, donde hay mucha gente que quiere destruir la civilización, avasallar la libertad y acabar con la dignidad del otro», continuó.

«Algo de todo eso me llega entre las noticias de la comunidad educativa argentina. Porque sí, quieren anular la educación, para hacer a la gente más inculta y por eso resulta indispensable la movilización popular de los docentes acompañados por toda la sociedad, para exigir un presupuesto digno y capaz de remontar no sólo sus colegios, sino también sus comedores. Siempre hay recursos, cuando sobran motivos para salir a la calle, como pasó en Costa Rica, donde redirigieron el dinero del ejército, para invertirlo en la educación…Ahí está la única receta que nos puede salvar: ¡Menos armas y más escuelas!», finalizó.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram