Wednesday 29 de June, 2022

Karina Abregú se encadenó en las puertas del Municipio de Merlo a la espera de que el intendente la reciba

La mujer que fue quemada hace algunos años por su ex pareja y que la semana pasada padeció un extraño ataque en las puertas de una clínica aguarda que Gustavo Menéndez le otorgue una respuesta a sus reclamos.

Karina Abregú
La manifestación de Karina Abregú comenzó ayer por la tarde y hoy continúa encadenada en las puertas del Municipio de Merlo

“Estoy encadenada en las puertas del Municipio porque necesito ayuda. Desde ayer a las 17 vinimos y no nos dan una respuesta”. Karina Abregú, la mujer que fue víctima de violencia de género hace algunos años a punto tal que fue prendida fuego por su ex pareja, luego condenado por la justicia, se encadenó en el ingreso al palacio comunal de Merlo, sobre la calle Libertador 391, y exige que el intendente Gustavo Menéndez la atienda personalmente.

“Estamos pidiendo saber quién se va a hacer cargo de su custodia, respuestas frente al ataque que sufrió la semana pasada, asistencia integral para ella que le dé soluciones”, informó a Primer Plano On Line Carolina, la hermana de la mujer.

Hace instantes se acercaron al lugar en donde Karina está manifestándose el subsecretario de Seguridad, que ofreció un encuentro con el mandatario para la semana próxima porque actualmente está de viaje que Abregú rechazó, y también estuvo allí Mónica Betancourt, secretaria de Desarrollo Social de la comuna, que intentó acercar posiciones a través de la elaboración de un listado de lo que la víctima está necesitando con mayor urgencia. “Pero eso ya lo hicimos cientos de veces y no pasó nunca nada”, respondió Carolina.

Karina Abregú

Cabe recordar que el jueves pasado, Karina se hallaba en el hall de entrada de un centro de salud mental situado en Salta 402, de Merlo, y cuando se retiraba fue sorprendida por dos hombres que se trasladaban en una moto azul, quienes la amenazaron con un arma blanca y le robaron un celular.

En el forcejeo, uno de ellos le efectuó dos cortes con un arma blanca en antebrazo izquierdo y uno en el antebrazo derecho, por los que debió ser asistida. Los ladrones escaparon en la moto y al alejarse le gritaron ‘hija de puta, empezá a cerrar la boca también’. Es por eso que está convencida que no se trató de un robo común sino de un hecho de índole intimidatorio.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram