Sunday 28 de November, 2021

La angustia de la familia de Pablo Retamar y el juicio que terminó con perpetua para uno de los asesinos

El otro lado de lo que arrastran las familias que pugnan por justicia: tras casi tres años consiguieron una condena para el delincuente que le quitó la vida al gasista mientras lavaba la camioneta en su casa de Loma Hermosa. El peregrinar por tribunales y leer el veredicto por mail.

Nora, la viuda de Retamar, y sus hijos, pilares fundamentales en una larga lucha que terminó con la justicia esperada

“Hoy te puedo decir que estoy aliviada y mucho más tranquila. Pero fue todo muy complicado”. Nora es la viuda de Pablo Retamar y pugna por justicia desde que el 2 de octubre de 2018 recibió la peor noticia de su vida. El hombre al que eligió para formar una familia y con el que tuvo dos hijos había sido asesinado en su casa de Loma Hermosa mientras lavaba la camioneta. Dos sujetos que saltaron la pared e intentaron asaltarlo le pegaron un balazo que, a los pocos minutos, resultó ser mortal.

En el camino por justicia, esa mujer se apoyó en el amor inclaudicable de Sofía (25) y de Juan Pablo (20), quienes nacieron fruto de su pareja con Pablo. “Fue muy fuerte escucharlos a ellos declarar y enfrentarse con lo desconocido”, recuerda sobre el juicio que concluyó con la condena a prisión perpetua para Rolando Enrique ‘Coco’ Olivera, que llegó al banquillo de los acusados para enfrentar cargos por los delitos de robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, en concurso real con homicidio criminis causae.

No había otra pena posible que la definida por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Martín luego de lo solicitado por la fiscal de juicio, Mariana Piwarczuk, y del abogado Jorge Neville, representante de la familia del hombre que trabajaba como plomero y gasista. Pero en el medio sí hubo varias complicaciones para poder arribar a esa conclusión de parte de los magistrados, y todo fue presenciado por la viuda de Retamar en cada una de las audiencias.

“Pensamos que iba a ser todo más llevadero, pero en sus declaraciones la perito balística dejó dudas sobre la bala que se extrajo del cuerpo de Pablo con la vaina que se encontró en la camioneta. Por otro lado, había un testigo clave que no se presentó en el juicio y lo tuvo que ir a buscar la fuerza pública. Eso nos provocó mucha angustia, pero finalmente el viernes otro perito aclaró el cotejo balístico y también se presentó el testigo, que contó todo lo que había visto”, contó Nora a Primer Plano Online.

Su relato no es otra cosa que un reflejo de lo que sucede con múltiples familias que se enfrentan con un mundo desconocido, que es el de tribunales. Nervios, ansiedades, temores, y el dolor también de escuchar cosas que no dejan de ser estrategias de defensa de los imputados. En este caso de uno, porque el otro responsable del crimen ya había sido condenado a 15 años de cárcel porque era menor al momento del hecho.

Lavaba la camioneta en su casa, saltaron un muro y lo mataron: la familia de Pablo Retamar cara a cara con los asesinos

Y la otra incertidumbre: saber qué definirían los jueces con la evidencia reunida en el debate, que ya sabían iba a ser de manera no presencial. “Fue muy difícil, porque la última imagen que nos llevamos del juicio fue el pedido del abogado defensor del acusado, que había pedido que lo absuelvan o le den una pena menor, por homicidio simple. Pero nos juntamos con mis hijos, mis papás, mis suegros, hermanos, sobrinos, y cuando la leí en voz alta no podía creer. Fue una alegría y un cierre a esta etapa. La lucha de todo lo que hicimos la vimos recompensada”, completó Nora.

Es que, si bien nunca nada será igual, por lo menos es lo que le quedaba pendiente para seguir mirando hacia adelante sin borrar el pasado pero pudiendo hacer que su marido descanse en paz. Aquí en la tierra hubo una familia que hizo todo a su alcance para tributarle justicia. 

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram