Friday 7 de October, 2022

La desesperante historia Gustavo Giménez: fue detenido por Interpol y está próximo a ser extraditado a EE.UU. por un delito que no cometió

Su esposa, Noelia Rivera, relató el calvario que está atravesando desde marzo, cuando fue detenido en su trabajo acusado de fraude electrónico, fraude postal y tentativa de asociación delictuosa. Trabajaba en un call center cuyos dueños sí están presos y condenados. Escuchá el testimonio de la mujer. 

El drama de Gustavo Giménez
Gustavo y Noelia en un retrato familiar cuando nada hacía prever este momento dramático que atravesaron

Noelia Rivera es una vecina de Paso del Rey, partido de Moreno, licenciada en Psicología, cuya especialidad es la protección de Derechos del Niño y Adolescente y actualmente trabaja en la Dirección de Niñez y Adolescencia del Municipio de Ituzaingó aunque anteriormente se desempeñó en La Matanza. Tiene un pequeño hijo de 5 años y es pareja desde hace 18 años con Gustavo Hernán Giménez. Viven en alquiler en la vivienda que habitan.

La mujer asegura que desde el 23 de febrero de éste año su familia “se desplomó”. Ocurre que su marido, que tiene como ella 34 años, fue detenido en su trabajo por la Interpol con una solicitud de extradición hacia Estados Unidos. Desde ese día, y luego de pasar por la Alcaldía de Lugano y las Unidades Penitenciarias 28 y 29, finalmente el 3 de marzo lo trasladaron al Complejo Penitenciario Federal N° 1 de Ezeiza, donde se encuentra privado de su libertad hasta hoy. ¿Qué hizo? Conocé los detalles de una historia realmente increíble.

Recae sobre Gustavo una acusación por fraude electrónico, fraude postal y tentativa de asociación delictuosa. Asimismo, está acusado de ser responsable en Argentina del call center ‘American Lab’, entidad en la cual trabajó durante 9 años, siempre como un simple empleado, trabajando alrededor de 12 horas diarias y con gran parte de su sueldo en negro, según el relato que expuso su esposa ante Primer Plano On Line. En esa empresa vendía productos de estética al mercado hispano en Miami, como fajas y cremas reductoras entre otras cosas. El salario era de 6 mil pesos finales de ese tiempo, con comisiones. Trabajaba casi 12 horas diarias.

 

En 2013, de manera abrupta y luego de que se procediera a la detención de los dueños de ese call center -Martín Gioja y Daniel Carrasco- en EE.UU por los mismos delitos de los que se acusa a Gustavo, todos los empleados de la firma quedaron en la calle, sin percibir sus sueldos o las indemnizaciones correspondientes, entre los cuales estaba el vecino de Moreno. Sin embargo, dos meses después, el muchacho consiguió trabajo en otro call center llamado ‘Aegis’ donde se desempeñaba hasta el momento de la detención.

Tanto Gioja como Carrasco (dueños American Lab) cumplen hoy día una pena de 10 y 12 años, respectivamente, en el país norteamericano. Pero con el fin de obtener un beneficio en la justicia de Estados Unidos y aminorar sus penas, se presentaron como colaboradores involucrando a Gustavo y lo señalaron como responsable directo del call center en Argentina, motivo por el cual solicitan su extradición para enjuiciarlo allí.

Según informó Noelia Rivera a Primer Plano On Line, los responsables de la firma en Argentina eran los gerentes, quienes mantenían contacto directo con los dueños. Entre ellos, una mujer llamada Constanza Cadra, sobrina del mencionado Gioja, y otro compañero de Gustavo que está en la misma condición que él pero al que ella prefiere no mencionar. Tanto Cadra como los detenidos en norteamérica eran los encargados de dar las directivas a quienes se encontraban por debajo en la escala jerárquica (supervisor de ventas, teams leader y vendedores).

En el marco de esta situación familiar dramática, el juicio de extradición se está tramitando en Comodoro Py, en el Juzgado Federal N° 6 al cargo de Rodolfo Canicoba Corral. Actualmente en espera de fecha de juicio. El fiscal es Federico Delgado. En dos instancias fueron denegados los pedidos de excarcelación porque los procedimientos tuvieron errores administrativos del juzgado de primera instancia. Ahora, la causa está aguardando ser aceptada para su tratamiento por la Corte Suprema de la Nación.

 

“Gustavo era un simple vendedor que por un grupo de inescrupulosos, poderosos y adinerados se encuentra involucrado en una situación desesperante separado de su familia, y sobre todo siendo inocente”, contó la mujer del protagonista de esta historia a Primer Plano On Line. En función del revés judicial sobre la excarcelación existen altas posibilidades de que Gustavo Giménez sea extraditado, pese a la batalla que están librando los abogados de la familia Gabriela Carpinetti y Nahuel Bergier. Y el miedo de Noelia se hace carne: “no contamos con los medios necesarios para defender a Gustavo en Estados Unidos, por eso necesitamos que alguien frene esta locura y no sea extraditado”, finalizó Noelia.

Mientras, no hay fecha para el juicio de extradición. Gustavo sigue detenido en Ezeiza y, si bien no vivió situaciones de violencia, su estado de ánimo se deteriora a diario. No es para menos: se está perdiendo de ver el crecimiento de su hijo.

El drama de Gustavo Giménez

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram