Wednesday 18 de May, 2022

La emotiva despedida de sus compañeros a otro chofer de la Empresa 216 que se jubiló tras 34 años de trabajo

Marcelo Claudio Pretotto completó su último recorrido y un festival de fuegos artificiales lo estaba esperando. Llegó a la terminal con su esposa de toda la vida a bordo del interno 297 y sus cuatro hijos lo estaban esperando para estrecharle un abrazo interminable. La anécdota del día en que asistió a tres parturientas.

El 'Tano' Pretotto con su familia y el colectivo detrás suyo, ese que dejó tras 19 años en la línea 216

La crónica del último viaje termina con la frutilla del postre para Marcelo Claudio Pretotto (57), conocido popularmente como ‘Tano’. Sus compañeros le tributaron una despedida a puro fuego de artificio delante de sus cuatro hijos e hijas y del resto de su familia, convocada especialmente para la ocasión.

Detrás dejó 34 años ininterrumpidos de trabajo. Primero en la empresa Nobleza Picardo en la elaboración de cigarrillos, luego en la empresa Libertador San Martín de Merlo y posteriormente en la 216 de Morón, a donde recayó en una absorción de choferes que hubo hace 19 años.

A bordo del interno 297 condujo el viernes por la tarde los viajes que le pusieron el moño a su trayectoria, en la que supo mezclar sus pasiones: la mecánica y el manejo. Por la mañana, cosa que va a continuar ahora con más tiempo y disponibilidad, se encargaba de reparar autos en un taller que montó en su casa de Ituzaingó sur. Siempre debía ser de gente conocida, que le tuviera paciencia con sus tiempos.

“Agarraba de un coche a la vez, sin apuro y cosas de mecánica ligera. Le metía a la mañana y en los días franco. Dos de mis hijos me ayudaron siempre también: aprendían un oficio y se ganaban el mango para la salida a bailar con amigos”, contó el Tano a Primer Plano Online.

Pretotto está casado hace más de 30 años con su mujer de toda la vida, quien lo acompañó en el colectivo en el viaje final. Fue un pequeño engaño, porque su idea era llevar a toda su familia, pero le habían preparado la sorpresa y el resto no pudo ir. En la terminal lo aguardan Federico (24) y Nicolás (17), sus dos hijos varones, y Sofía (23) y Giuliana (22), sus otras hijas mujeres.

Los hijos y las hijas de Pretotto a la espera de la última llegada de su papá a la terminal

No es casual enumerar la edad de las chicas y los chicos. Es que esas vidas están ligadas a una de las anécdotas que difícilmente podrá olvidar de su experiencia como chofer. “Un día levanté en tres vueltas seguidas a parturientas. De siete recorridos que hice en tres terminé en el hospital. Fue todo un mensaje, porque a nuestro primer hijo lo buscamos durante seis años y después vivieron tres embarazos seguidos”, recordó.

El ‘Tano’ ahora se prepara para dedicarle más tiempo al taller, ubicado sobre el pasaje Suboficial Mendozi, entre Cuyo y Hortiguera, de Ituzaingó sur. El bondi ya es pasado, historia pura. “Les agradezco a mis compañeros por la hermosa despedida que me tributaron los muchachos. Me llevo un recuerdo imborrable”, concluyó.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

Sé el primero en comentar

Deja un comentario