Tuesday 24 de November, 2020

La familia del incendio en Morón perdió todo y necesita ayuda: “no nos quedó nada”

Si bien las autoridades municipales se pusieron en contacto para ver de qué manera colaborar en la emergencia, lo cierto es que ahora necesitan reconstruir la vivienda, que se redujo a cenizas. Seis criaturas habitaban el hogar.

Reducida a cenizas: así quedó la vivienda de Mariana y Maximiliano tras el incendio del sábado a la noche

“No quedó nada. Perdimos todo”. Mariana Vidal tiene 31 años y mantiene su tono de voz firme, pero por dentro está quebrada. La impotencia de ver cómo el sábado a la noche un feroz incendio consumió en apenas minutos lo que llevó años construir es una imagen que no logra borrar de su mente. Sucedió en la vivienda de 25 de Mayo al 600, entre Santa Fe y Carlos Pellegrini, pleno centro de Morón. 

Ella es mamá de cuatro hijos y su esposo papá de otros dos. En total tienen seis criaturas y forman una de las típicas familias ensambladas de la modernidad. Son tres nenas de 4, 7 y 11 años y tres varones de 2, 7,12 años. Sólo el más chico es el hijo común de la pareja que conforma con su marido Maximiliano Maldonado.

No siempre están todos juntos pero cada uno los chicos y chicas contaba con su habitación en la humilde vivienda que lograron erigir en un terreno perteneciente a la suegra de Mariana. “Lo único que tengo en mente que había en la pieza era un espiral. No sé si habrá habido algún problema con los cables, que estaba todo bien conectado”, reflexionó en conversación con Primer Plano Online.

Desde el desastre, la familia se instaló en Castelar sur, en el barrio Marina, en la casa de la madre de Maximiliano. Recibieron ayuda desde el primer momento: colchones, frazadas, pañales y alimentos acercó el Municipio. Vecinos y vecinas de la cuadra empezaron una colecta para juntar ropa para papá, mamá y las criaturas. Pero Mariana tiene otra necesidad.

EL TELÉFONO DE MARIANA PARA ACERCAR AYUDA ES 115-516-3099

“Construimos de material el piso, y habíamos levantado una casilla con madera y chapas. Ahora lo que nos hace falta es levantar nuestra casa de nuevo”, implora la mujer. Ella vende ropa entre clientes que se armó en el barrio y perdió toda su materia prima con las llamas. Su marido está perdiendo la vista de un ojo a consecuencia del trabajo en una fábrica de Hurlingham, en donde está de licencia y en pleno trámite con la ART.

El Municipio informó que hoy realizará visita técnica entre un arquitecto de Obras Particulares y de Acción Social para evaluar entrega de materiales de construcción.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram