Sunday 28 de November, 2021

La foto que habla: así está hoy Damián Di Bella, el joven que fue víctima de los 14 balazos en Merlo

Su mamá recién logró verlo hace unas horas tras el ataque y apenas pudo hablar unas palabras con él. “No sabés que feo es saber que alguien te quiere matar”, le dijo el muchacho. Los médicos esperan poder darle el alta en algunos días, luego de detectar qué le está produciendo unas líneas de fiebre. Cómo está y qué se aguarda en cuanto a evolución.

"Veo a mi hijo mentalmente fuerte y me lo demostró cuando me dijo que quería ir cuanto antes a casa para estar con Samuel, que es nuestro perro”, manifestó su mamá

La noche del sábado 17 de abril la vida de Damián Di Bella cambió para siempre, al igual que la de su familia. Ese día recibió 14 disparos en el auto en que viajaba por parte de Nicolás Jaime, un sujeto que está preso y al que la justicia se encamina a dictarle la prisión preventiva. Pero uno de los tiros le perforó la nuca y le dejó secuelas en el cuerpo que aún no está claro hasta dónde llegarán.

Recién esta semana, Lorena Gervasi pudo ver a su hijo. Lo notó “triste porque no siente el cuerpo” y lo único que puede mover es un dedo del lado derecho. Además, porque se fracturó varios dientes en el choque cuando perdió el conocimiento y le quedó una cicatriz en la ceja izquierda. En diálogo con Primer Plano Online, la mujer rememora una frase que escuchó como un puñal. “Mamá, no sabés que feo es saber que alguien te quiere matar”.

“Fue una cosa horrible verlo así, pero por otro lado está vivo, consciente y tiene presente todo lo que pasó esa noche. Veo a mi hijo mentalmente fuerte y me lo demostró cuando me dijo que quería ir cuanto antes a casa para estar con Samuel, que es nuestro perro”, manifestó Lorena. En esa breve charla que pudo tener con él, en la que lo ayudó a comer puré de pollo con puré de papas, la mujer pudo escuchar de la boca de su hijo lo que pasó esa fatídica noche.

“Yo estaba en casa y me mandan mensaje para que vaya a buscar a Micaela para vernos y juntarnos”, le contó su hijo. Esa chica era la novia de Jaime, el tatuador que estuvo prófugo varios días hasta que finalmente se entregó, ya sin escapatoria ni lugar para refugiarse. Cuando Damián iba rumbo al lugar en el que había quedado encontrarse con ella, se cruzó con su atacante. “Como lo creyó conocido paró el auto en el medio de la calle. En eso ve que el tipo saca el arma y arranca para huir, pero en un auto a gas. Y ahí escuchó los tiros”, reveló Lorena.

El joven barman condujo su auto hasta la esquina, se metió por una calle de tierra y observó por el espejo retrovisor que Jaime lo seguía. “Le continuó disparando y mi hijo pensó que se iba a morir. Hasta que sintió como un piedrazo en el cuello, queda inmóvil y se da cuenta que va a chocar antes de desvanecerse. Cuando se despierta, a los segundos, ve por el espejo que está Jaime parado atrás del auto, se acomoda la campera y se va. Volvió a desmayarse, y se despertó con todos los vecinos de la cuadra desesperados intentando ayudarlo”, narró la mamá.

Es en ese momento, agonizando y con un proyectil en la nuca, que Damián alcanza a balbucear a quienes lo auxiliaron quién había sido el autor del ataque. Ese dato aportando por la víctima terminó siendo clave para la investigación llevada adelante por el fiscal Claudio Oviedo, de la UFI Nº 5 de Morón, y por la Policía del barrio Matera, en Merlo. Es que los mismos vecinos fueron a buscar a la chica y le contaron lo ocurrido. “La Policía se portó muy bien con nosotros y la justicia también”, señaló la mamá.

Hay un hecho que no se conocía hasta el momento. Damián hacía una semana que se había comprado ese auto. “No sabés el esfuerzo que le costó poder comprarlo”, revisa la mamá en su mente. “Ver esa butaca agujereada y saber que por un centímetro te podían haber matado a tu hijo te da una impotencia que no puedo describir. Ese asesino pudo haber matado a cualquier persona. Y nada es causa para nada, pero encima Damián no tenía nada con esa chica, simplemente eran amigos”, detalló.

Al estar rodeado y no tener escapatoria, se entregó Nicolás Jaime, el acusado de balear a Damián Di Bella: después se negó a declarar

Por ahora, Lorena se limitó a contarle que el atacante está detenido, y a llevarle todos los días el agua mineral y galletitas blandas, tipo madalenas, hasta el hospital Eva Perón de Merlo. También le dejó una radio vieja, para que pueda escuchar algo de música y distenderse. “Má, llévame a casa que ahí me voy a curar rápido”, le dijo Damián a su madre, y también le grabó un video a la hermanita menor, pidiéndole que cuide bien a su mascota Samuel.

Por ahora, si bien no están claras las secuelas en su organismo, lo único que logra mover el muchacho es un dedo de la mano derecha. El resto del cuerpo no lo siente. Si bien ya salió de terapia intensiva, lo que no está claro aún es cómo será su vida en adelante. Pero la mamá está agradecida de los médicos, que lograron salvarlo, y quienes le dijeron que una vez que detecten de dónde vienen las líneas de fiebre que presentó podrán avanzar con el alta.

Y piensa una y otra vez sobre el caso, con la simpleza de una mujer que se encontró con semejante tragedia. “Espero que logren dejarlo preso varios años. Este hombre no es una buena persona. Actuó a sangre fría, no fue ningún ataque de celos. Fue premeditado, con maldad y ensañamiento, y le disparó hasta que lo creyó muerto. Le pido a la justicia que este sujeto siga detenido y que el juicio sea lo antes posible”, cerró.

Damián Di Bella pelea por su vida: a una semana de haber sido baleado en la nuca todavía no se sabe cuáles serán las secuelas en su cuerpo

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram