Wednesday 20 de January, 2021

La interna radical en Ituzaingó al rojo vivo y un escándalo que salpica al concejal Pozzutto

Sectores enfrentados dentro de la centenaria fuerza realizaron una volanteada en las puertas del Concejo Deliberante previo a la sesión de ayer denunciando la falta de cumplimiento de acuerdos políticos, que implica contratos para militantes.

Los volantes que fueron desparramados ayer en la previa a la última sesión del año del Concejo Deliberante de Ituzaingó

Acusaciones cruzadas entre los distintos sectores del radicalismo local por el cobro de contratos en el Municipio por parte de militantes del centenario partido. Para entender la historia hay que remitirse a finales de 2019, cuando asumían los concejales que resultaron elegidos en la elección del año pasado como parte de la boleta de Juntos por el Cambio y se sumaron a los que permanecían en sus bancas.

En Ituzaingó asumieron Cristian Lanaro, Silvina Valdevenito, Christian Meske y Ana De Benedetto. Para ese entonces la pelea interna en el macrismo estaba en plena ebullición: tomaron parte de sus bancas peleados entre sí los sectores encabezados por Gabriel Pozzutto y Gastón Di Castelnuovo, con bloques divididos, y desde hace 45 días, tal cual lo anticipó Primer Plano Online, ambos sectores fumaron la pipa de la paz, atada con alambre, y se volvieron a integrar.

Ayer por la mañana, antes del desarrollo de la última sesión del año en el Concejo Deliberante en la que se trató y fue aprobado el Presupuesto para 2021, hubo una escena que anticipó un nuevo cisma interno en la estructura macrista. Es que una hora antes del comienzo del debate pasaron por el lugar un par de autos arrojando volantes como los que ilustran este artículo. Además, se oyeron gritos e insultos hacia Pozzutto, actual jefe de bloque.

Los estados de WhatsApp que compartió Alejandro Antuña, que igual se despegó de la distribución de los panfletos

Los volantes decían: “Pozzutto devolvé la plata de los militantes radicales”. La leyenda obedece a un ajuste de cuentas de un sector del radicalismo, encabezado por el histórico dirigente radical Alejandro Antuña (candidato a presidir el comité de la Unión Cívica Radical de Ituzaingó), quien le reclama al matrimonio Rossanna Galassi-Cristian Meske (ambos concejales de la bancada que preside Pozzutto) los contratos/nombramientos que el bloque opositor acordó con el oficialismo en diciembre de 2019.

El acuerdo entre los radicales es el siguiente: mientras Galassi consiguió que su pareja Meske integre la nómina de candidatos en la elección pasada, los contratos políticos que se acordaran con el oficialismo le iban a corresponder al espacio liderado por Antuña. Eso fue aceptado por ambas partes, pero nunca hubo nombramientos para el sector de Antuña. Por eso el pase de factura es hacia Pozzuto, en tanto jefe de bloque.

Incluso hay otro punto en conflicto. Hace poco una militante radical del sector de Antuña fue nombrada, y el compromiso es que iba a cobrar el dinero retroactivo por la demora en ser designada. Pero con una particularidad: la mitad del dinero debía quedar para Galassi por la representación partidaria. La trabajadora hizo público un durísimo mail denunciando la retención indebida de parte de su salario, que llegó a manos del presidente del Concejo Deliberante.

Consultado por Primer Plano Online, Alejandro Antuña desmintió ser el ideólogo de la particular protesta. “Yo no fui, yo no hago esas cosas. Más allá de no coincidir políticamente con el presidente del bloque, Gabriel Pozzutto no es mi estilo para reclamar algo. Lo que yo escribo en mi celular, en mis estados de WhatsApp, es cosa mía”. En sintonía, admitió que esos “mensajes” tuvieron como destino algún correligionario que no cumplió con su palabra.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram