Tuesday 20 de October, 2020

La justicia cumplió con su rol: le dieron perpetua a los asesinos del profesor de historia Maxi Taranto

Fue luego de que un jurado popular los declarara culpables por unanimidad del delito de homicidio criminis causa, que prevé la reclusión por al menos 35 años. Es lo que le prometimos a nuestro hijo y damos gracias por haber podido cumplir”, expresó el papá de la víctima.

Maxi Taranto
A Maxi (28) lo asesinaron a sangre fría cuando volvía a su casa con la moto que se había comprado hacía pocos días

Dos jóvenes fueron condenados hoy a prisión perpetua tras haber sido declarados culpables por un jurado popular del crimen de Maximiliano Taranto (29), un profesor de inglés y estudiante de Historia asesinado durante un asalto cometido el año pasado en Gregorio Laferrere, partido de La Matanza.

Franco Estrella (25) y Lucas Jiménez (23), quienes la semana pasada habían sido declarados por un jurado popular culpables de homicidio criminis causa -cometido para ocultar otro delito y lograr la impunidad- y tenencia de arma de guerra. Tras ese veredicto unánime, el titular del Tribunal Oral Criminal 4 de La Matanza, Franco Fiumara, resolvió este mediodía las penas a aplicar, que fueron las mismas que solicitó en su alegato el fiscal del juicio Carlos Alberto Luppino.

El juicio comenzó el jueves pasado en un salón de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), donde el jurado pudo acceder a la prueba documental que se exhibió en una pantalla y escuchó la declaración de los testigos del crimen de Taranto. El viernes, los doce ciudadanos pasaron a deliberar durante alrededor de 40 minutos acerca de las opciones que les había dado el juez: si se trataba de un homicidio simple (8 a 25 años), en ocasión de robo (10 a 25 años) o criminis causa (que prevé perpetua). El jurado se inclinó por la última opción, sumada a una tentativa de robo agravada por el uso de arma de fuego.

Caso Taranto
Los padres del profesor de historia asesinado a sangre fría se manifestaron conformes con la decisión del jurado popular

El crimen fue cometido el 2 de mayo del año pasado alrededor de las 22.30 en la puerta de una vivienda situada en Encina al 2400, entre Piedra Buena y Zapata, de Gregorio de Laferrere, donde Taranto residía junto a su familia. El profesor acababa de llegar de la facultad, donde cursaba la Licenciatura en Historia, cuando fue sorprendido por dos «motochorros» que iban armados y se movilizaban en un Scooter.

En esas circunstancias, Taranto forcejeó con uno de los delincuentes para evitar el robo y recibió un disparo en el rostro que le produjo la muerte. De acuerdo al relato de su papá Marcelo, el joven estaba «tirado contra un árbol, con un tiro en la cabeza», junto a su moto y con todas sus pertenencias, por lo que los delincuentes escaparon sin robarle nada. De ahí la frase con la que Primer Plano Online tituló un artículo sobre el caso: “lo maté y no me pude llevar la moto”, confesó uno de los asesinos.

LEÉ MÁS DEL CASO: 

http://www.primerplanoonline.com.ar/index.php/2018/02/19/lo-mate-y-no-me-pude-llevar-la-moto-la-sanguinaria-confesion-del-asesino-de-un-profesor-de-ingles/

“Era lo que esperábamos, que se haga justicia. Es lo que le prometimos a nuestro hijo y damos gracias por haber podido cumplir”, expresó Marcelo hace instantes a Primer Plano Online. Recién hace un par de meses el hombre pudo retomar su actividad laboral en los talleres de la Empresa de Transporte Almafuerte, en Isidro Casanova, en la que estuvo de licencia psiquiátrica por más de un año luego del crimen.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram