Wednesday 29 de June, 2022

La lupa de Primer Plano Online sobre Deportivo Morón: una derrota que ameritó el aplauso y un equipo que ilusiona

Los penales, que muchas veces brindaron una caricia, anoche dejaron al ‘Gallo’ afuera de la Copa Argentina. Pero el objeto de análisis es otro: lo que mostró el conjunto de Otta en materia futbolística. Y el enorme respaldo popular en torno al club.

Deportivo Morón
Morón perdió en los penales pero dejó abierto el camino para la ilusión de su gente

Que Morón quedó afuera de la Copa Argentina podría significar un título negativo. Pero, en rigor, no fue una derrota cualquiera. Es que el ‘Gallo’, en la noche de Rosario, empezó a cosechar lo que puede significar una siembra histórica allá por mediados de 2019, cuando el país esté discutiendo candidaturas presidenciales y de las otras. Con la actitud mostrada, el esquema táctico que dibujó el entrenador y la calidad de varios de los futbolistas que llegaron al club, además de la enorme expectativa de los hinchas, soñar en grande no es algo que parezca descabellado.

Se fueron 14 futbolistas y llegaron 8. No están más el arquero titular y el goleador (Milton Álvarez y el ‘Bicho’ Javier Rossi), pero todos los que se incorporaron contaron con el minucioso seguimiento previo y el respectivo aval del cuerpo técnico. Quizá por eso anoche, frente a Colón, el equipo de Otta se animó a jugar de otra manera, con sus líneas más adelantadas en el campo de juego en relación a la temporada pasada.

EL RESUMEN DEL PARTIDO:

Sí. Morón le faltó el respeto a Colón, equipo experimentado en la Primera División que espera una instancia internacional de Copa Sudamericana ante el poderoso San Pablo. Puede ser que los santafesinos tuvieran todas las fichas puestas en ese cotejo, pero cierto es que pusieron toda la carne al asador en cuanto a formación anoche. Y Morón fue superior en varios tramos del juego.

Salvo el arquero, el ‘Gallo’ mantuvo la defensa del torneo anterior, con Paredes, Martínez Aguirre, Mayola y Nicolás Martínez. La otrora muralla uruguaya cometió un único error de sincronización que terminó en el gol Sabalero. Pero se conocen, se entienden a la perfección y sobra algo fundamental, que es la voz de mando. Encima como relevos están Perales (que siempre cumplió cuando tuvo que entrar), Celaya (anoche tuvo la mala suerte de errar uno de los penales), Franco Racca (que todavía no está pleno de su grave lesión ligamentaria) y el incorporado Lapetina, que juega por los costados.

En el medio se vieron los mayores cambios de esquema. Dijo Walter Otta en la previa: “la idea es jugar 4-3-3 cuando tenemos la pelota y convertirnos en un 4-5-1 para recuperarla”. En ese dibujo táctico, Román Martínez es el único de los que queda suelto, sin obligaciones. Y se nota mucho (tal como publicó anoche este medio) que Pumpido, el centroatacante, queda aislado allá arriba. No es una cuestión de nombres sino de sistema. Francia fue campeón del mundo jugando así, con un 9 de referencia para aguantar la pelota y molestar, pero con poca participación colectiva. Será cosa de afinar ese trabajo.

Los costados parecen estar bien cubiertos con tipos de mucho despliegue, como Pardo y Ramírez, uno por cada lado. Y el doble volante centro, con Nizzo y Gastón González, mostró garra y juego. Ahí hay variantes con los nombres de Lillo y el juvenil Nisim Vergara. Pero si uno repasa las trayectorias de los que anoche fueron titulares, va a ser difícil que dejen el puesto, salvo por bajo rendimiento. No suelen ser jugadores que se lesionen habitualmente.

Morón tiene todo para animarse, para jugar de igual a igual contra cualquiera, para aguantar cuando haya que hacerlo, manejar y cuidar el balón cuando el partido lo permita y jugar de contra si las condiciones lo ameritan. Pero lo que demostró la noche rosarina es que el fervor popular en torno al equipo es realmente excitante. Será responsabilidad de plantel y cuerpo técnico sostenerlo allá arriba.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram