Friday 1 de July, 2022

La moronense que trabajó palmo a palmo con los papás de Justina para conseguir que todos los argentinos seamos donantes

Mariela Acuña se involucró en la causa desde que conoció el fallecimiento de la adolescente, el año pasado. Asegura que la norma “nos pone a todos desde un lugar más justo e igualitario”. El texto pasó a diputados para su sanción definitiva.

Ley Justina
Mariela Acuña ayer, a la salida del Senado luego de la aprobación de la ley, al lado de los papás de Justina

“Dar, ayudar y crear solidariamente hace que avancemos como sociedad. Nos pone a todos desde un lugar más justo e igualitario”. En silencio y apenas apareciendo en alguna foto a un costado de los protagonistas, una vecina de Morón fue una ferviente militante en favor de la Ley Justina, la nueva normativa que permitirá que todos los argentinos seamos donantes de órganos salvo que se manifieste lo contrario y esa voluntad deberá ser respetada.

Se trata de Mariela Acuña, una mujer que pelea desde hace años para que su hijo Lucas (12) se recupere de una patología incluida en la nómina de Enfermedades Poco Frecuentes (EPF) y, desde su batalla personal, se sumó a la lucha altruista por ayudar al prójimo. De hecho, el nene es el primer y único caso en la Argentina de Laringomalasia, una malformación de la laringe que lo obligó a convivir desde los 8 meses de vida con una traqueotomía. Recién el año pasado, en el Hospital Garrahan, pudieron sacarle al adolescente la cánula para respirar y alimentarse por sus propios medios, algo que implica un aprendizaje que aún continúa.

Ayer Mariela, como sucede desde hace un tiempo, compartió el palco en el Senado con los papás de Justina Lo Cane y con el titular del INCUCAI, Alberto Maceira. Allí, todos los senadores presentes apretaron el botón que emite votos positivos: nadie se abstuvo, nadie se opuso. Los 68 legisladores de la Cámara Alta aprobaron el proyecto que se propone aumentar la donación de órganos y los trasplantes en la Argentina. Ahora, comenzó la operación Diputados, para que la otra cámara la sancione definitivamente.

Ley Justina
El abrazo de los padres de Justina junto al titular del INCUCAI, Alberto Maceira, y la moronense Mariela Acuña

Como ya explicó Primer Plano Online, la Ley Justina dispone que todos los mayores de edad serán donantes, excepto que expresen su negativa a serlo. A la vez, al momento de la muerte de ese potencial donante, ningún familiar podrá revertir la decisión tomada por esa persona aunque tampoco será sometido a la pregunta sobre si quiere hacer o no el procedimiento. “Esta nueva ley empodera al sistema sanitario, que es el que tomará las decisiones”, indicó Maceira una vez aprobada la norma.

El proyecto fue impulsado por el senador pampeno Juan Carlos Marino (Cambiemos), y nombrado en homenaje a Justina Lo Cane, la nena de 12 años que murió en noviembre del año pasado a la espera de un trasplante de corazón. «Ella nos sigue pidiendo que ayudemos. Vamos a seguir hasta que Argentina sea un país líder en donación de órganos», reiteró Ezequiel Lo Cane, el papá de la nena, que hace dos semanas visitó el programa Primer Plano Recargado.

AUMENTO DE DONANTES

El porcentaje de ciudadanos que expresaron su voluntad para ser donantes de órganos aumentó en un 123% de 2016 a 2017, según los datos del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI). En lo que va del 2018 esta tendencia parece continuar: se registraron 217 procesos de donación de órganos en el país y 647 trasplantes (303 con órganos provenientes de donante fallecido y 115 con órganos de donante vivo).

De la misma forma, la predisposición de los argentinos a registrarse como donante refleja una amplia mejora, ya que 25.292 personas se inscribieron durante los primeros meses del año, frente a 345 que expresaron su negativa. El mayor inconveniente frente a estas cifras radica en aquellas personas que no expresan su voluntad ni rechazo, ya que la ley vigente exige una manifestación en vida.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram