Monday 28 de September, 2020

“La pandemia nos recuerda que la vida es incierta”, expone Pablo Melicchio

El psicólogo, escritor y docente ofrece en exclusiva un artículo para los lectores de Primer Plano Online en el que más allá de la incertidumbre imperante en tiempos de coronavirus, propone no bajar los brazos y diseñar un recorrido a futuro con la certeza de que la situación que nos atraviesa pasará

El sentimiento de incertidumbre ocupa el primer puesto entre los variados síntomas que están afectando a la población como consecuencia de la pandemia. Sin embargo, la incertidumbre forma parte de la condición humana. Pero en condiciones normales, sin coronavirus, accidente o guerra, negamos la incertidumbre armando proyectos que orientan la vida, vida que de otro modo estaría a la deriva.

Aunque esos proyectos no siempre se terminan realizando, nos ordenan, arman una dirección en el andar, en el vivir, y nos hacen olvidar las inseguridades que nos acechan. Este tiempo, mar revuelto por la pandemia, hizo que nuestras vidas sean sacudidas por la tempestad del coronavirus, y que todo proyecto, toda dirección que queríamos darle a la existencia, se desarmara y ya no sepamos dónde estamos ni hacia dónde vamos.

La incertidumbre, como nunca, está en carne viva. ¿Cuántos proyectos teníamos antes de la pandemia? Esa rutina, con la que habíamos organizado la vida cotidiana, la semana, el año, se borró de un plumazo. Lo contingente afiló sus uñas y nos dejó boyando, a la deriva. La incertidumbre que estamos vivenciando en esta larga cuarentena, suele desencadenar estados de ansiedad y angustia, y nos deja temerosos ante un mañana que ni siquiera sospechamos.

La incertidumbre, en carne viva, desencadena estados de ansiedad y angustia, detalla Melicchio

¿Cómo proyectarnos entonces? ¿Cómo armar un nuevo proyecto de vida? Esa es la gran apuesta, no bajar los brazos, diseñar recorridos más allá del coronavirus, sabiendo que pasará, como pasamos tantas eventualidades; ¿quién dijo que la vida era calculable? Una vez más, los seres humanos, egocentristas y omnipotentes, nos encontramos con lo contingente, con la eventual, con lo impensado, entonces, solo entonces, volvemos a conectar con la vida y a comprender lo vulnerables que somos.

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram