Friday 7 de October, 2022

La sexta interpelación a funcionarios de Tagliaferro: entre la sobreabundancia de comida y promesas de correcciones

Desde el oficialismo reconocieron que faltan modificaciones para optimizar los recursos, aunque defendieron que los pibes comen mejor en las escuelas. El Frente para la Victoria se quedó en reclamos administrativos y nada justificó sobre la entrega de alimentos en mal estado que había denunciado mediáticamente. Otros sectores opositores se retiraron muy enojados del recinto.

Interpelación en Morón
Cristian Herrera (abajo, a la derecha), fue uno de los funcionarios de la gestión Tagliaferro que asistió en su momento a una interpelación en el Concejo Deliberante para explicar cómo funcionaba el Servicio Alimentario Escolar

Un tema realmente trascendente se debatió ayer por casi cuatro horas en el Concejo Deliberante de Morón. Se trata, ni más ni menos, que de la alimentación que reciben los estudiantes que asisten a las escuelas públicas del distrito, que a partir de un convenio firmado entre el Municipio y el Gobierno provincial pasó a ser administrado por la intendencia y se quitó del ámbito del Consejo Escolar.

Sin embargo, y más allá de la importancia vital que tiene el Servicio Alimentario Escolar, las diferencias políticas entre los protagonistas pudo más y la sesión especial terminó en un escándalo, con el Frente Renovador y el socialismo yéndose del recinto de sesiones al grito de “estamos cansados de escuchar boludeces”, según palabras del concejal massista Jorge Laviuzza. Es que, en rigor, luego de una primera parte de argumentos a favor y en contra de lo que estaba sucediendo con la entrega de comida en las escuelas, los bloques de Cambiemos y el Frente para la Victoria comenzaron con una serie de chicanas cruzadas que hicieron que el debate se fuera a la banquina. Y así terminó.

DEFENSA DE FUNCIONARIOS

Interpelación en Morón
La comparación de menúes de un año al otro fue expuesta por los funcionarios municipales

Como anticipó ayer Primer Plano On Line, el intendente Ramiro Tagliaferro decidió no asistir a la convocatoria –algo autorizado por la Ley Orgánica de las Municipalidades- y envió en su representación al secretario de Hacienda interino, Jorge Álvarez Holmberg, y a su par de Legal y Técnica, Cristian Herrera. En ellos recayó la responsabilidad de explicar las dudas que tenía la oposición, que pasaban, principalmente, por la forma en la que se contrató a las empresas que proveen de alimentos a los colegios, el origen de esas firmas, y la distribución de comida en las seis zonas en que se dividió al distrito.

Si bien ambos comenzaron hablando de algunos errores iniciales en el sistema por la rapidez con la que debió ser implementado (el convenio se firmó en febrero y las clases comenzaron el 6 de marzo), lo que se reconoció de parte de los funcionarios es que hubo originalmente sobreabundancia de comida y faltó organización por parte del Municipio para que no lleguen raciones de más a las escuelas. Ambos secretarios comentaron que eso se está organizando para optimizar los recursos. También explicaron que el Tribunal de Cuentas bonaerense autorizó la contratación de empresas a través de una licitación privada y fraccionada.

“Nos llevamos la tranquilidad de haber demostrado que no hubo empresas fantasmas ni irregularidades. Los chicos hoy comen mejor porque la gobernadora aumentó significativamente el presupuesto en alimentos y equipamiento para las escuelas”, argumentó Analía Zappulla, jefa del bloque Cambiemos, a Primer Plano On Line.

Por su parte, y sobre éste tema, el concejal socialista Favio Martínez reflexionó que “quedó claro que hay una mala administración de los recursos: sobreabundancia de comida o alimentos de mala calidad como el pan”. “Eso habla de que no hay una buena coordinación entre las nutricionistas, la Dirección de Educación y las empresas que llevan los alimentos. Falta eficacia y transparencia, porque si no queda la idea de que se vende y se factura a como sea”, agregó.

LOS FUERTES CRUCES

Interpelación en Morón
Laviuzza, Zappulla, Favio Martínez y Sabbatella, protagonistas del debate de ayer en la interpelación

Superada la instancia de explicaciones formales sobre la cuestión administrativa empezó la parte más jugosa de la sesión, que en rigor fue una explosión de chicanas entre Zappulla y su rival favorito en el Concejo, que es el sabbatelismo. Usó como destinatarios de sus dardos a los ediles Hernán Sabbatella y Diego Spina, ambos referentes de Nuevo Encuentro y quienes enarbolaron la denuncia mediática por la entrega de alimentos en mal estado en las escuelas, algo que ayer ni se mencionó durante la interpelación.

“Creo que esta sociedad ya no tolera la irresponsabilidad del cuanto peor mejor, y debemos trabajar desde los distintos sectores por los chicos no para sacar provecho electoral de una mentira. Fue una sesión en muchos aspectos esclarecedora: quedó claro que no se entregó comida en mal estado en ningún establecimiento del distrito. Fue de una irresponsabilidad enorme jugar con la preocupación de la comunidad educativa toda haciendo denuncias de tamaña gravedad sin pruebas mínimas”, fueron las expresiones de Zappulla, principal espada legislativa del oficialismo a nivel local.

Ni Sabbatella ni Spina hicieron referencia al tema. Sí se pronunciaron sobre la cuestión administrativa y en relación a las empresas contratadas para ejecutar el sistema, las cuatro oriundas de capital federal. “Lo que se descubrió es que las empresas adjudicatarias tienen vínculos societarios entre sí y que una de ellas ya había sido denunciada en el año 2012 por entregar yogures en mal estado a escuelas porteñas”, dijeron, pero nada sobre comida podrida en Morón. Quien sí se expidió al respecto fue Favio Martínez, quien sentenció que “fue una sesión importantísima porque a mi criterio, de manera irresponsable, el Frente para la Victoria salió a sostener que se estaban entregando alimentos en mal estado cosa que a nosotros no nos consta”.

Mientras los cruces sobre esa situación se sucedían, a uno de los funcionarios que respondía se le ocurrió hacerle una pregunta a Sabbatella a las 19.14 en punto, tras cuatro largas horas de debate. El mecanismo de la interpelación prevé planteos de los concejales y respuestas de los convocados por parte del Ejecutivo, así que eso fue el detonante para que el massismo y el socialismo estallen y se vayan del recinto, lo que hizo caer la sesión.

“En este recinto, quien habla (por Cristian Herrera, secretario de Legal y Técnica) dijo que iba a hacer 200 denuncias penales y estamos esperando en la justicia que las haga, porque dice que el Gobierno anterior había hecho convenios que no pasaron por acá (por el Concejo Deliberante). Y no hay ninguna denuncia de eso. Los que dicen otra cosa (por el Frente para la Victoria), en diciembre del año pasado denunciaron al Gobierno y después le votaron la rendición de cuentas. Esto es una vergüenza. Nosotros nos retiramos, se terminó la sesión”, gritó Jorge Laviuzza, como anoche reveló Primer Plano On Line.

Y así finalizó, de manera lamentable, la sexta interpelación a funcionarios de Tagliaferro.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram

1 Comentario en La sexta interpelación a funcionarios de Tagliaferro: entre la sobreabundancia de comida y promesas de correcciones

  1. El menú 2017, està sostenido desde la provincia con $ 6.200.000, màs $3.300.000 en transporte, equipamiento, limpieza, etc… $9.515.200.
    El menù 2016, lo sostenìa el consejo con casi $4.000.000 en todo concepto.
    Creo que està claro, no?
    Solo 12 distritos reciben màs dinero hoy. Los demàs, 122, siguen comiendo de la misma manera. Luchando x màs cupos, para darle mejor calidad y cantidad a los alumnos. Averiguen!!!

Los comentarios están cerrados.