Wednesday 23 de September, 2020

La triste realidad de los salones de fiesta de la región oeste, paralizados y con futuro incierto a causa de la pandemia

Salones y multiespacios transitan el aislamiento sin ingresos ni posibilidad de reinventarse en un marco de profunda incertidumbre. Mientras tanto, quienes logren sobrevivir planifican la real vuelta al ruedo para 2021.

´Los salones y multiespacios no pueden trabajar desde el mes de marzo y son una de las actividades que más tarde recobrará la normalidad

Se trata de espacios que tienen un lugar especial en la historia de cada uno, ya sea en ocasión de un cumpleaños infantil, una fiesta de 15, bautismos, comuniones o casamientos. Hoy, producto de un acontecimiento inhóspito, corren riesgo de desaparecer.

Para contar cómo están viviendo este momento crítico, Primer Plano Online dialogó con Guadalupe Rocchia, miembro del colectivo SyMA (Salones y Multiespacios de Zona Oeste) y propietaria del salón Merlín que funciona desde hace seis años, aunque ella se dedica desde hace más de 15 al rubro. “Muchos de los miembros del grupo de salones, salones infantiles y multiespacios autoconvocados hace más de 20 años que son dueños de sus fondos de comercio”, mientras que un 80% aproximadamente, son inquilinos”.

Al igual que tantos otros argentinos, la economía es el aspecto por dónde más aprieta la situación. Este grupo de damnificados debe afrontar alquileres, servicios e impuestos muy altos con nimios o nulos ingresos en un extenso período que se inició allá por el 16 de marzo, cuando se decretó el aislamiento obligatorio. “Nuestro panorama es tan extenso que no sabemos desde donde pararnos para proyectar” declaró Guadalupe al tiempo que aclaró “desde ya que no estamos en contra de la cuarentena ni cuestionamos la situación, simplemente nos repercute porque somos el último rubro que van a habilitar, en sintonía con las clases presenciales.”

Hoy y ayer: salones de fiesta vacíos esperan recuperar la alegría de las celebraciones y la bendición de la vuelta al trabajo

A diferencia de otros ámbitos, cuentan con poca o ninguna capacidad de reinventarse. “No podemos ofrecer ventas por delivery ni take away porque no estamos habilitados para ello”, confesó con pesar.

Ante la consulta de una respuesta por parte de las autoridades gubernamentales, Rocchia comentó que desde el Municipio de Morón fueron beneficiados con la eximición de la Tasa de Seguridad e Higiene. No obstante, la presión impositiva para estos espacios que no pueden funcionar (y por ende, generar ingresos) sigue siendo pesada y demandan que el gobierno local funciones a modo de articulador para poder acceder a beneficios como créditos a tasa cero “que estén adaptados a nuestra posibilidad real de devolución”, se esperanza mientras asegura que el sector demanda subsidios o eximiciones de impuestos y servicios, y cualquier tipo de ayuda económica que les permita planificar con una perspectiva de apertura para el 2021.

“El del salón es un trabajo hermoso, y para mí es una vocación. Durante todo el año hacemos un esfuerzo enorme para mantener buenos precios y que la gente se acerque y pueda festejar, ya que venimos de años complicados donde acceder a nuestros espacios representa un gasto importante. Pasar de eso a la nada, es un shock”, concluyó”

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram