Friday 20 de May, 2022

Le mataron al bebé en la panza un día antes de dar a luz y volvió a ser mamá: el milagro de Mónica Lloret

Sobrevivió a la masacre ejecutada por el chacal Diego Loscalzo, que mató a cinco integrantes de una misma familia en Hurlingham y a una criatura por nacer. A ella el asesino le pegó cinco balazos, uno en el abdomen, donde esperaba por venir a este mundo el pequeño Mateo. “Esta vida es como volver a empezar”, le contó a Primer Plano Online.

Mónica y Camila, unidas como nunca antes a raíz de la masacre que vivieron en carne propia: la llegada del pequeño Gabriel les devuelve vida

“Es muy importante que sepan que siempre hay un arco iris después de la tormenta”. Mónica Lloret le pone moño a la entrevista telefónica con Primer Plano Online con una frase que es un canto a la esperanza. Llámele resiliencia, llámele instinto de superación o como más le guste, pero esa mujer es un retrato de ganas de vivir, y de seguir adelante pese a todo.

Fue víctima de la peor masacre que se recuerde en la región oeste cuando cinco integrantes de una misma familia y un bebé por nacer terminaron asesinados y asesinadas en Hurlingham por el chacal Diego Loscalzo, condenado luego a prisión perpetua. Mónica recibió cinco balazos, uno en el centro de su vientre, en donde gestaba a Mateo, su quinto hijo, que tenía fecha para nacer un día después del ataque. A casi cinco años de aquella noche fatal, esa sobreviviente tiene una historia nueva por contar.

Mónica Lloret es fabricante de varones: tiene cuatro hijos, además de Camila, con quienes compartió una Navidad muy especial

Es que acaba de ser mamá de Gabriel, que nació el 16 de diciembre pasado. Fue un bebé ochomesino, debido a los riesgos que tenía de llevar el embarazo a término. Ella tiene el útero suturado y corría peligro la gestación. Desde el tercer mes hubo mucho tiempo de reposo, nada de fuerza y un cuidado supremo para que el chiquito llegue a este mundo. Es el quinto hijo de Mónica y un verdadero milagro, porque fue concebido luego de que esa mujer haya vivido semejante trauma.

Con el papá de Gabriel eran amigos de hace años. Ella le planteó su necesidad de ser madre y mantuvieron una relación de un tiempo que no funcionó. En el medio fue concebido el bebé. “Como costó tanto este embarazo, recién cuando llegué al séptimo mes de sentirlo en mi cuerpo me emocioné y me convencí que iba a ser una realidad. Hasta que no naciera y no lo escuchara llorar no lo iba a poder creer”, narró la mujer.

Mónica tiene cuatro hijos varones ya grandes, de 25, 23, 16 años además del bebé, y también a Camila, de 18, baleada junto a ella en la noche de la masacre. Es técnica en hemoterapia y trabaja en una terapia renal, desde hace un tiempo a media máquina, porque la prioridad absoluta en su vida pasó a ser el embarazo. “Esto para mí es un nuevo comienzo y diferente. Extraño todo lo que no está, pero hay que seguir. Se puede vivir con el dolor, que no implica olvidarlo”, reflexionó.

“La llegada de Gabriel cambió todo. Es como una caricia ante tanto dolor”, reflexionó Mónica

“EVIDENTEMENTE NO QUERÍA A NADIE VIVO”

La noche del domingo 5 de febrero de 2017, Loscalzo cometió un raid criminal sin antecedentes en la provincia de Buenos Aires. En una vivienda de la calle Cañuelas al 2000, de William Morris, asesinó a balazos a quien había sido su pareja, Romina Maguna; a la hermana de ella, Vanesa; a Darío Díaz (esposo de Vanesa) y le disparó a quemarropa a Cintia López Gotta, amiga de las mujeres fusiladas, quien se hizo la muerta para que deje de tirarle.

Luego se trasladó por 25 cuadras hasta la casa del resto de la familia Maguna. Con la mentira de que Romina había tenido un accidente los hizo subir a un auto y que lo sigan mientras él iba en moto. Pero luego de hacer unos 150 metros frenó y continuó la masacre. Mató primero a José (hermano de Romina y Vanesa y papá del hijo que gestaba Mónica en su vientre), siguió con Juana Paiva (madre de las Maguna) y a Camila, hija de Mónica, que viajaba con ella en el auto, la baleó en la pierna.

Masacre de Hurlingham
Loscalzo en el banquillo de los acusados durante la primera audiencia del juicio por la masacre de Hurlingham que Primer Plano Online cubrió en exclusiva

A Mónica, que estaba en ese coche, le disparó un proyectil en cada pierna, otro en el tórax, uno más al costado del abdomen y el último en el centro de la panza, que es el que mató a su bebé Mateo. El 10 de septiembre de 2018, los jueces Juan Carlos Uboldi, Claudio Chaminade y la jueza Mariana Maldonado, del Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, en consonancia con el pedido hecho por la fiscal Paula Hondeville, condenaron a Loscalzo a la pena de prisión perpetua sin derecho a la libertad condicional.

No es un dato menor esto último de la sentencia: en plena pandemia, el múltiple asesino pidió el beneficio del arresto domiciliario aludiendo problemas de salud (hipertensión), cosa que le fue denegada. «Evidentemente no quería a nadie vivo, y por eso mató de esa manera. No puedo creer que sea tan caradura para haber pedido que lo dejen salir», señaló Lloret al ser consultada sobre Loscalzo y aquel plan criminal.

“La llegada de Gabriel cambió todo. Es como una caricia ante tanto dolor”, reflexiona Mónica para completar la entrevista. Y, más allá de sentirse aferrada a sus cinco creaciones, tiene palabras especiales para Camila, a quien define como su “coequiper” en esta aventura de ser mamá de nuevo. “Es la que hace dormir al nene y la que me ayuda en todo. Se le cae la baba por el hermanito”, concluyó.

Gabriel con sus tres hermanos y su hermana Camila: hoy esa familia encuentra una nueva oportunidad para sonreír

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram