Tuesday 27 de September, 2022

Liberaron al viudo de la enfermera Elizabeth Di Legge: para la justicia no hay pruebas de que mató a su esposa

La jueza de Garantías Carina Andrijasevich rechazó el pedido de prisión preventiva elevado por el fiscal Federico Medone y dispuso su inmediata liberación, cosa que se concretó anoche. El caso conmovió a la opinión pública luego de la búsqueda desesperada por varios días y el hallazgo posterior del cadáver en su propia casa de González Catán.

La enfermera fue encontrada sin vida en una habitación de su propia casa

La justicia de Garantías de La Matanza liberó a Silvio Espíndola (44), el marido de la enfermera Elizabeth Di Legge (44) por “falta de mérito” en relación a la acusación que pesa sobre él, que es la de haber sido autor del femicidio de su esposa.

En rigor, la jueza Carina Andrijasevich decidió no hacer lugar al pedido de prisión preventiva elevado por el fiscal que investiga el caso, Federico Medone, y disponer la “inmediata libertad” del imputado por “falta de mérito”. Es decir, por no haber elementos suficientes para mantenerlo encarcelado mientras avanza la investigación, que está en plena etapa de desarrollo y a la espera del resultado de pericias.

El abogado del acusado, Daniel Pagnotta, le confirmó a Primer Plano Online que su asistido salió de la comisaría en la que se encontraba detenido anoche, a las 23.50. La magistrada, asimismo, impuso una restricción perimetral de acercamiento de Espíndola para con sus tres hijos tanto de su lugar de residencia como de trabajo, estudio y/o esparcimiento, y le ordenó la realización “urgente” de un tratamiento psicológico y psiquiátrico bajo apercibimiento de declarar su “desobediencia” en caso de no realizarlo.

Para el expediente en trámite, Espíndola está acusado de homicidio agravado por el vínculo y por haber sido cometido en un contexto de violencia de género, que tiene una pena en expectativa de perpetua. Sin embargo, por ahora permanecerá en libertad porque no hay elementos de prueba para imputarle el delito.

En la acusación del fiscal Medone, por la que Espíndola estuvo preso desde el momento en que se descubrió el hecho, el funcionario fundó su hipótesis del hecho en que el sujeto “le aplicó dosis de propofol, atracurio, fentanilo y midazolam” a su mujer con “con claras intenciones de ocasionarle la muerte”.

Como informó Primer Plano Online, la enfermera que estuvo siendo buscada de manera desesperada desde el viernes 29 de julio fue hallada sin vida en su propia casa de la calle José León Larre 10, casi esquina Conde, de González Catán el 1 de agosto pasado. La mujer, trabajadora del hospital Churruca, estaba recostada sobre una butaca y tenía una sonda colocada y una aguja de jeringa en su brazo.

La autopsia practicada al cadáver de Di Legge determinó que la mujer falleció a raíz de una “depresión respiratoria” y que su cuerpo “no presentaba lesiones visibles”. En el lugar en el que hallaron sus restos, además, se secuestraron varias ampollas de distintos analgésicos, ansiolíticos y opioides, como fentanilo.

Seguinos en nuestra cuenta de Instagram ó unite a nuestro canal privado de Telegram