Wednesday 23 de September, 2020

Los impresentables de siempre: anticuarentena marcharon con remeras alusivas a la dictadura

Los discursos llenos de odio que se escucharon la semana pasada dieron lugar a otros mucho más peligrosos, aunque también los expuso a quienes, lejos de un reclamo legítimo por poder volver a trabajar, enarbolaron banderas que incluso ponen en riesgo al sistema democrático.

"Mi general se lo necesita", rezaba la remera de un hombre que asistió al obelisco con la imagen del dictador Jorge Rafael Videla en su pecho

Eran muy poquitos, y no hicieron ruido por la cantidad ni por el motivo de su protesta sino por cómo se mostraron. «Mi general se lo necesita», rezaba la remera de un hombre que asistió al obelisco con la imagen del dictador Jorge Rafael Videla en su pecho. Ni más ni menos que el militar que comandó el golpe y la primera parte de la última dictadura de Argentina, y que murió en la cárcel cumpliendo condena judicial.

 

Los anticuarentena mostraron una faceta que los aleja más de la realidad. Los discursos llenos de odio que se escucharon la semana pasada dieron lugar a otros mucho más peligrosos, aunque también los expuso a quienes, lejos de un reclamo legítimo por poder volver a trabajar, enarbolaron banderas que incluso ponen en riesgo al sistema democrático.

Las imágenes se vieron ayer sábado, en el microcentro porteño. Se volvieron a juntar quienes rechazan la continuidad del aislamiento, los que descreen de la potencia letal del virus que pone en jaque a la humanidad, aquellos que rechazan las políticas gubernamentales para priorizar la vida y también esos que se ufanan de saber y exponen discursos delirantes.

Aunque lógico: lo que más preocupa de ese retrato de anoche, que se viralizó por redes sociales y a través de algunos canales que se acercaron al emblemático monumento, es ese mensaje cargado de desprecio por uno de los logros más importantes de la cultura argentina, que es la posibilidad de elegir a quienes gobiernan los destinos del país.

 

Algunos de los manifestantes usaban barbijos mientras otros no, ya que niegan la existencia de la pandemia. En ese sentido, se observaban carteles con frase del estilo «el virus existe, la pandemia no» u otros sobre que hay una supuesta cura prohibida y críticas contra los medios de comunicación y el “curro de los Derechos Humanos”. Los participantes reclamaban «basta de cuarentena».

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram