Monday 26 de October, 2020

Los intendentes del Grupo Fénix se reunieron con Marcos Peña

Comieron un asado en San Telmo para hablar del conurbano. El Gobierno nacional profundiza su plan para aislar a Sergio Massa de sectores que buscan la reconstrucción del peronismo. Hubo gestos conciliatorios de casi todos, menos con Verónica Magario, de La Matanza.

“Fue un encuentro respetuoso en el que expusimos la realidad que aqueja a nuestros distritos”, sintetizó el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, acerca de la reunión que mantuvo junto a otros jefes comunales peronistas que conforman el Grupo Fénix y los operadores políticos del gobierno macrista en Nación y en la provincia de Buenos Aires: el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de gobierno Federico Salvai. “No se escuchó la palabra cargos, ni hubo ofrecimiento de ningún tipo”, agregó, desmintiendo los rumores periodísticos sobre el resultado de la reunión que circularon durante todo el día de ayer.

“Se les planteó que hasta ahora habíamos sido opositores muy respetuosos y que no habíamos tenido la misma actitud de parte de ellos”, explicó, por su parte, el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, que también participó del convite que les extendió Peña en el transcurso de la semana y que se cristalizó el lunes por la noche. En el club San Juan en el barrio de San Telmo fueron recibidos por los funcionarios macristas para “intercambiar miradas sobre el conurbano”. “Somos dirigentes con responsabilidades y tenemos que articular con el Gobierno. La lucha política la queremos dejar para el terreno electoral para poder avanzar en mejorar la calidad de vida de los bonaerenses”, destacó Menéndez detallando la actitud que llevan a los encuentros con el macrismo los peronistas que se diferencian del antikirchnerista Grupo Esmeralda del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y el de San Martín, Gabriel Katopodis.

La invitación había llegado de parte de los funcionarios del PRO que en la semana intercambiaron fecha con los intendentes para concretar el encuentro. Al llegar al club se encontraron con Salvai, Peña, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, y el subsecretario de Asuntos Municipales bonaerense, Alex Campbell. Por el lado de los intendentes peronistas fueron los de La Matanza, Verónica Magario, el de Moreno, Walter Festa, y el de Navarro, Santiago Maggiotti. También estuvieron el intendente de Castelli, Francisco Echarren, el de Marcos Paz, Ricardo Curuchet, además de Menéndez y Sujarchuk.

A partir de que comenzó a circular la información sobre la reunión comenzó un rumor periodístico acerca del ofrecimiento de cargos en la legislatura bonaerense a cambio de apoyo en el proyecto de presupuesto, pero Menéndez lo negó de plano. “No hubo mención alguna a ese tema. Sí es verdad que el peronismo es la segunda fuerza política y debería tener la vicepresidencia y los cargos que le corresponden a la oposición, pero de eso no se habló”, destacó el intendente apuntando al acuerdo que el macrismo cerró con el massismo bonaerense.

En el encuentro estuvo latente el fin de año, una época difícil en el conurbano en tiempos de crisis económica y el inicio de un año electoral. “Son conscientes de las consecuencias de su política económica y en parte querían escuchar de primera mano lo que se ve en el territorio”, explicó Sujarchuk poniendo el ojo en la alerta que tiene el macrismo por la cercanía de las fiestas y la situación en la provincia. “Hablamos de la necesidad de trabajar sobre la seguridad, y encontramos muy bueno que se haya tomado la decisión de enviar fuerzas federales a la provincia”, agregó el intendente de Escobar.

El encuentro “fue positivo porque juntarse a dialogar y escuchar lo que piensa el otro es bueno. Dejamos claro que fuimos opositores muy respetuosos y les planteamos que no encontramos la misma actitud de parte de ellos”, aseguró Sujarchuk. “Planteamos la persecución y la judicialización de la política y ellos negaron ser los culpables. En ese marco de diálogo no estamos de acuerdo con sus argumentos”, sentenció.

De paso, el encuentro sirvió para potenciar el aislamiento de Sergio Massa en el mapa del peronismo de los próximos años. No fue casual la selección: éste pelotón de intendentes impulsa la candidatura de Daniel Scioli y rehuye del «Grupo» Esmeralda, liderado por Martín Insaurralde, obsesionado con acercar mandatarios locales al Frente Renovador de Massa. En la cena hubo gestos conciliatorios de casi todos los intendentes con la excepción de Magario. La intendenta de La Matanza fue la más crítica en la sobremesa del asado. Apuntó a la crisis social, a los efectos del tarifazo en las pyme, los despidos y la inflación. Todos valoraron, sin embargo, tener la posibilidad de sentarse junto al jefe de gabinete de ministros, la mano derecha del Presidente.

Los funcionarios de Cambiemos y los intendentes cercanos al kirchnerismo también repasaron el mapa de obras públicas, en especial cloacas, el bono de fin de año para los empleados municipales y la situación social en el Conurbano. Al finalizar el encuentro, que se extendió por más de dos horas, Sujarchuk manifestó que «fue un encuentro positivo donde planteamos con libertad nuestros temas y ellos expusieron la postura del Gobierno».

Seguinos en nuestra cuenta de 👉Instagram ó unite a nuestro canal privado de 👉Telegram